Maltrato

–¡¡Joder!! –dijo el clavo al martillo–. Te voy a denunciar por maltrato –Y a continuación agregó–: Me estás aplastándo la cabeza –Se paró y lo miró; luego de pasado un instante enfrentándolo concluyó–: ¡¡Grandulón!! Metete con uno de tu tamaño.