La Tapadera


Una novela que me gustó leer se llama “La Tapadera” de John Grisham, así se le conoce por donde vivo, aunque su nombre original corresponde a “The Firm”. Es la historia de una firma de abogados con sede en Menphis; de lo que oculta tras esa fachada de abogados exitosos y como viven.
Habla de las exigencias, de asesinatos tapados por un velo de misterio, habla de “La Firma”. Habla de cómo se ganan la vida un selecto de abogados que están cobrando un viático aún sin asistir a la Sede; de cómo se protegen y como cometen delitos sin salir de su circulo. Y si estás dentro de éste, lo que deberás hacer sin decir una palabra a nadie, ni siquiera a tu esposa.
Deberás acatar las reglas de sus fundadores que no escatiman un dólar si están interesados en contratar un abogado para ellos, claro de necesitar hacerlo, deberá trabajar a pleno para la Firma y por la Firma. Habla de la contratación de un joven abogado emprendedor, de lo que pierde y gana. Habla de de muertes y por ende las vacantes que se genera dentro de ésta. Una novela que nos relata como se matan entre ellos por ocupar el cargo cesante. Habla de corrupción. Si este tema es llevado al cine sin lugar a dudas sería un trhiller entre por un lado policial, una chispa abundante de misterio, y fraude. Su Editorial es DEBOSIILLO y comienza así:


“El decano del bufete estudió el informe por enésima vez, y una vez más –por lo menos sobre el papel– no encontró nada que le desagradara acerca de Mitchell MDeere. Era inteligente, ambicioso y bien parecido. Además, estaba hambriento; con sus antecedentes tenía que estarlo. Era un hombre casado, condición indispensable en la empresa, que nunca había contratado a ningún abogado soltero y que censuraba severamente el divorcio, así como la bebida y el putañeo. Someterse a una prueba de consumo de drogas formaba parte del contrato.”