Härmä

“Härmä (Once upon a time in the North)” es la sorpresa de éste mes que se estrenara en febrero de 2012 en Finlandia. Un film producida por Yellow Film & TV y distribuida por Finnkino; escrito y dirigido por Jukka-Pekka Siili.
Su trama se sitúa en el siglo XIX en las llanuras de Ostrobotnia, al oeste de dicho país. Estas son controladas por grupos de matones armados con cuchillos. Tradicionalmente, el hijo primogénito hereda todo, así que, cuando Esko –un vagabundo y un líder de la banda– se entera de que su padre va a salir de la Hacienda Valitalo dejando a cargo a su hermano menor, todo el infierno se desata.
Ostrobotnia es una de las 19 regiones de Finlandia, una región costera ubicada en la 

parte central del litoral del país. Limita con las regiones de Ostrobotnia del sur, Ostrobotnia central y Satakunta. Es una de las dos regiones finlandesas con una mayoría suecohablante.
Jukka-Pekka Siili Ha dirigido películas como “Ganes” (2007) que trata de 
la banda de rock finlandesa “Hurriganes”, contada desde el punto de vista del baterista / vocalista
Remu Aaltonen. Ha hecho filmes como “Young Gods” que gira en torno a un grupo de adolescentes finlandeses que empezaron 
a hacer videos de ellos mismos y otros que tienen relaciones sexuales. Sus aventuras se vuelven más y más extremas, hasta que finalmente los llevan a consecuencias trágicas. 
Hasta el momento se ha dedicado más a dirigir series volcadas a la televisión como es el caso de “Uusi päiva” un drama finlandés. La producción en serie comenzó en 2009 y se presentó la primera parte a través de “YLE TV2 canal 4” en octubre de 2010. La serie presentaba tres
períodos de media hora a la semana completando su primera temporada con la suma de 86 episodios en febrero de 2011.
Hay tres actores que resaltan por encima de todo en “Härmä”. Mikko Leppilampi en el rol de Esko Valitalo; es uno de ellos. Otro es Lauri Tilkanen desempeñándose como 
Matti Valitalo, y por último, Pamela Tola en el rol de Aino Kantola. Hablemos primero de los personajes que desempeñan. Esko Valitalo es el hermano mayor de Matti, jefe de un grupo de cuchilleros y pendencieros; Matti, en contraparte, hermano menor 
es el mejor visto por sus padres y con gran corazón que no tiene Esko. Y, Aino, el amor de Matti y por el cual éste último debe luchar además de la tierra que ocupa la Hacienda Valitalo.
Ahora si, dichos actores.
Mikko Leppilampi. Un actor que saliera de la Academia 
de Teatro de Finlandia; es un actor y músico finlandés, hijo de Jukka Leppilampi, un músico gospel finés. Leppilampi es una de las estrellas más prometedoras de Finlandia de la industria cinematográfica en el nuevo milenio. Le disparó a la fama como resultado de su debut en la película “Helmiä JA sikoja (Pearls and Pigs)”, 
una película finlandesa que data del 2003, por el que ganara un premio Jussi el año siguiente.
Cuando corría el 2005 realizó la película “Kaksipäisen kotkan varjossa (Shadow of the Tagle)”, que protagonizó el papel de un poeta a principios del siglo 20, cuando Finlandia formaba parte de Rusia.

Los premios Jussi son los equivalentes finlandeses de los Premios Óscar" que desde el 16 de noviembre de 1944 son otorgados anualmente en 15 categorías a los cineastas finlandeses que se han destacado en su labor. Salvo el premio de favorito del público que es votado por el público en general, 
los demás se otorgan mediante el voto secreto de un jurado de aproximadamente 260 profesionales del cine
Lauri Tilkanen. Trabajó en teatro y el cine; entre sus obras teatrales lo encontramos en “West Side Story (2004)”, “Grease (2006)” y “Cyrano 
de Bergerac (2010): en materia fílmica ha trabajado en “Elokuu: Agosto (2007), “Ei kenenkään maa:  No Man's Land (2009)”. Le gusta acrobacia, esgrima, el combate de exhibición, piano, batería, guitarra, baile, hockey sobre hielo, baloncesto, fútbol, ​​béisbol, esquí.


En cuanto a Pamela Tola cabe decir que es una actriz finlandesa; estudió en La Academia Nacional de Teatro. Se graduó  Master of Arts en 2008. Entre sus trabajos actorales encontramos: “Järvi: The Lake (2006)”, “Elma ja Liisa (2011). Actualmente se encuentra filmando “21 tapaa pilata avioliitto” prevista para el 2013.
 

Blue Like Jazz

“Blue like Jazz”, un filme de Steve Taylor, guionista, productor y director  del mismo. Fue llevada al cine a través de la productora Ruckus Films y distribuida por Roadside Attractions. Es una de las propuestas de éste año lectivo, 2012.
Este filme esta sustentado en el segundo libro de Donald Miller, un trabajo semi-autográfico subtitulado “Non-Religious Thoughts on Christian Spirituality”, una colección de ensayos y reflexiones personales que relatan la creciente comprensión del autor sobre la naturaleza de Dios y de Jesús, y la necesidad, como  así, la responsabilidad por una auténtica respuesta personal a esa comprensión. El libro ganó su popularidad debido a su estilo personal haciendo un llamamiento a los llamados
post-modernos cristianos en el movimiento de la iglesia emergente.
“Blue Like Jazz” es una presentación contemporánea del evangelio de Jesús. Se tituló el libro así para capturar la astucia del libro, 
que si bien no es literario se pretende que así sea.
Este filme aborda el abismo existente entre la cultura cristiana y lo que denominan “los perdidos”, aquellos que, no consideran a Jesús donde tanto su vocabulario, personalidad y valores, son diferentes.
Miller dice al respecto: 
“Yo asociaba mucho de la doctrina cristiana con cuentos infantiles porque crecí en iglesia. Mis maestros de escuela dominical habían convertido la narrativa de la Biblia en las fábulas infantiles. Hablaban de de Noé y el arca porque la historia tenía animales en ella. Se olvidaron de mencionar que

esto fue cuando Dios masacró a toda la humanidad”
Este filme tuvo su estreno mundial como en la selección oficial de “Southwest Film Festival” en marzo de 2012 y fue estrenada en abril de ése año. De lo que se extrae respecto a éste 
segundo libro de Miller, entre otros aspectos, es la confusión por parte de él respecto a partes de la Biblia; los pastores hacían caso omiso a preguntas obvias. El cristianismo 
según él, un sistema religioso, es un producto que se mantiene cayendo a pedazos, y lo  que ha estado queriendo vender son piezas rotas, llevadas en la espalda tratando de desviar la atención de todos.
Le tomo su tiempo darse cuenta que eso del “Jardín del Eden”, la caída del 
 hombre, Noe, han sido una historias bastantes tontas relatadas por el cristianismo. Un cuento de hadas, al cual se utilizan niños, donde las historias relatadas no son historias precisamente infantiles.
Había estado viendo “BET” una noche, y estaban entrevistando a un hombre de la música jazz. Él dijo que la música jazz fue inventado por la primera generación de la esclavitud. Fue cuando pensó, que era hermoso, porque, si bien es la música es muy difícil de poner en el papel, resulta que es mucho más que un lenguaje del alma. La primera generación de la esclavitud inventó la música jazz. Es una música nacio  de la libertad. Y eso es lo más cercano que conoció de la espiritualidad cristiana. Una música nació de la libertad.


Steve Taylor es un cantante cristiano, compositor, productor discográfico y director de cine. Su padre fue un Ministro Baptista. Escribió y dirigió una comedia musical pop titulado “Nothing To Lose” basada en la historia del hijo pródigo de la Biblia. Tuvo una corta carrera en un teatro de la comunidad de Denver. También escribió y protagonizó un cortometraje, la distribución de “Joe”, una parodia de las películas de vanguardia.

La Productora Ruckus Films es una de la más antiguas y respetadas del cine y la televisión en el sureste. La compañía se especializa en el desarrollo y producción de una amplia gama de proyectos, incluyendo la programación de televisión por cable y la red, videos corporativos, comerciales, películas, videos musicales y documentales.
Entre sus actores y actrices que encontramos:
Marshall Allman desempeñándose como Dan Millar, el escritor; a Justin Welborn como “El Papa”; Claire Holt como Penny entre otros.

Por los caminos de Dios

El ómnibus que a duras penas podía subir la cuesta, por momentos parecía que iba a detenerse; seguía de tozudo que era, ya que, con un arranque de fuerzas, continuaba la marcha a través de la carretera que serpenteaba entre la montaña y el valle, ese, que quedaba muy abajo.
Siempre le cuesta don –escuché decir, pero sin prestar atención.
Las cacerolas y los ruidos de los cerdos que había sobre el techo del ómnibus tapaban la voz. La gente conversaba entre sí; poseían un acento raro al mismo tiempo, seguía siendo español. Cada tanto, algunas frases indígenas ocultaban el ruido del motor.
¿Usted no es de por aquí, verdad?
No. No soy de aquí –agregué sin ganas, absorto en el paisaje que me rodeaba.
¿Por qué no me deja en paz?” ,  pensaba.
No tenía ganas de diálogo.
¿Turista? –Recalcó- Raro es ver uno en el bus.. –Pero antes de que pudiera decir algo agregó–:¡¡Ah!! Claro usted nunca vio un volcán.
Mi cara le habría dicho todo. Por un lado, el cacareo de las gallinas encima del techo del vehículo que era tan ensordecedor como el sonido de las conversaciones de los pasajeros, por otro, la vista de uno de éstos, –volcán–, emitiendo un aroma de azufre que cubría por entero las fosas nasales.
No me había percatado.
Estamos llegando Villa Miseria –A lo que agregó–: Le decimos La narizota de Lucifer –Y lo señaló.
Al volcán.
Lo menos que quería era tener una conversación con una lugareña, y ésta, en particular, me estaba dando lata.
¿Qué?
Fue cuando me fije por vez primera en la figura de la mujer que tenía a mi lado. De alrededor de unos treinta años, rasgos indígenas, se apreciaba que era una muchacha de buen porte. Su vestimenta mostraba que provenía de una familia de un buen pasar, pero no al extremo de llegar a ser ricos.
Hasta ese entonces, había estado pensando en lo que había dejado atrás: mi hogar, mi familia, mi trabajo. Todo.
Le decía que estamos por arribar a Villa Miseria.
Fue cuando me percaté de lo que sentía: llegar a lo más lejos que pudiese, al mismísimo infierno si pudiere. Debió haberse notado en mi cara, pues se hizo un silencio. Mi interlocutora, se había quedado sin palabras. Así el tiempo había estado transcurriendo por esos caminos que solo Dios sabe.
No tiene de qué; me llamo Carlos.
Clarisa. –Dijo, a tiempo que me mirara y diera la mano– Así me llamo. –Y Luego de un tiempo acotó–: Disculpe usted. No quise importunarlo.
El bus a duras penas había logrado llegar a la cima más alta cuando se detuvo un instante; una sacudida, y el motor retornó a la vida. Parecía que también yo hacía lo mismo, pero hacia el mundo terrenal. Hasta ese momento había estado inmiscuido en mis pensamientos tormentosos.
¿Y usted, Clarisa? –la miré –. ¿Es de la zona?
Sacándolas sin saber de donde pronuncié esas palabras.
Si, vivo en Villa Miseria –Sonrió–. Vengo de la capital; tuve que ir a la misma por unos menesteres.
La gente atestaba el pasillo del vehículo; el espacio era tan reducido que hasta mi mochila tenía que estar entre mis pies. La única pertenencia real que cargaba.
El silencio se volvió a instalar.
Si antes, carcomía desde la médula, ahora era pujante, escudriñante.
¿Qué le trae por estos parajes, Carlos?
Fue cuando la observé con más detalle. No pensaba contestarle, era una total extraña, en un lugar fuera de contexto, de todo lo que siempre me había movido. Pero..
Verá, Clarisa, fue a causa de un amor no correspondido o como le diría... no comprendido.
Me extrañé a mí mismo pronunciando esas palabras en medio de un camino serpenteante, que bien podía representar el trayecto al fin del mundo.
Tierra, tragáme –pensaba–. ¿Cómo era posible que hubiera dicho eso”
Esa muchacha, bella, de rasgos indígenas, a pesar de su ropa, propia del lugar, tenía ese “nosequé” que mostraba su elegancia. De piernas largas y delicadas, caderas del tamaño justo, ni muy exageradas ni muy estrechas que marcaban bien su cintura. Se apoltronó en su asiento y con un giro de la cabeza comenzó a observarme inquisidoramente. Una lágrima comenzaba el largo peregrinaje desde la cuenca de mi ojo hacia mi mejilla izquierda.
En el trayecto se apreciaba las zonas montañosas así como una vegetación estratificada en forma de pisos, de esa manera, se manifestaba el contenido de mi corazón.
-Verá Clarisa. Un día, llegando del trabajo me encontré con mi señora en el dormitorio con mi secretaria.
¿qué tenía que decirle todo esto?” cruzaba por mi mente.
Estábamos a unos dos mil trescientos metros de altitud, rodeados de peñascos, abetos y coníferas, y hasta por momentos la vegetación desaparecía permanentemente siendo reemplazada por nieve.
Nieve”. Nieve era lo que tenía en mí corazón al momento de conocer a esta chiquilla, preguntona.
-Un zumo de naranja, don Carlos.
Gracias –respondí sin pensar en lo que obsequiaba.
Ya nada me molestaba. Sólo quería hablar, desahogarme, gritar, hacerme oír a los cuatros vientos, lo que por mi corazón no brotaba. Había caído bajo el embrujo de esa criatura que ni busto tenía; era la de una mujer joven, turgentes, e incipientes.
Estela, mi señora, cuando la conocí vivía al lado del edificio de mi apartamento de soltero. –Dije– .Recuerdo que me asomaba a verla gracias a las escaleras, disimulando que estaba limpiando o pintando la fachada que nos separaba. –A lo que acoté–: Sobre todo la observaba cuando sospechaba que se estaba cambiando de ropa; ella no tenía costumbre de echar las cortinas, parecía que lo hacía para que yo la mirase, y cada vez que la miraba…
¡¡uffff!!!, madre mía” no recordaba si esa expresión lo pronunciara en voz alta o baja. Era igual.
Comenzábamos a bajar. Se veía a lo lejos "Villa Miseria"; se empezaba a percibir los arces, y algún que otro abedul y la humedad... humedad, que de golpe empezó a hacerse notar.
Los cambios de climas eran notables entre una zona y otra. Clarisa me miraba y no decía nada, sólo dejaba que me explayara. Mi estado de ánimo también; era cambiante como el clima.
Verá Clarisa –dije–, cuando vi la boca de Estela, mi señora sobre el cuello de Marcela, mi secretaria –hice una pausa como pensando y acoté–: Comenzó a besarla suavemente hasta que sus labios se encontraron con el lóbulo de su oreja, y a mordisquearla...
¿Usted que hizo?
Clarisa ya interesada en lo que le contaba, movía unos cuencos que tenía entre sus dedos.
Me despreciaba a mi mismo por no haber sido capaz de reconocer mi deseo por ella. –mencione–. De no haber aprovechado las múltiples ocasiones que había tenido de acercarme, de hablarle íntimamente, de incitarla, de provocarla –Y concluí –: Fue cuando me escapé.
Observando para afuera a través de la ventanilla del ómnibus visualizaba las formas generalmente redondeadas, y más jóvenes de la topografía circundante. Podía apreciar sin mostrar interés, la forma en que se agrupaban las cordilleras, unidas en sentido longitudinal; los macizos, agrupados en forma más circular o compacta. Cuando en una saliente, ya de bajada, cerca de "Villa Miseria" el ómnibus se quedó sin frenos.
-Clarisa…
–¿Si…?
Se acurrucaba entre mis brazos y yo me cobijaba entre los de ella, sintiendo su tibieza.
-Si salimos de esta, ¿podré ir a visitarla?
Entre la cacofonía procedente de entre la gente que se golpeaba una a otra, las valijas que caían del techo, y los codazos recibidos, el vehículo se precipitaba a través del barranco empinado.
-¡¡Hay, diosito!!... ¡¡Hay, diosito!!.. por la Virgen María y todos los santos…
Si, Carlos, vivo en…
El tiempo lo diría, la historia se escribiría de distintas formas, y las preguntas serían de todos los matices. Parece que hubo una mano prodigiosa que llevó al ómnibus por un sendero entre los abetos y las ramas, a detenerse sin volcar a orillas del cauce del "Río Seco", el único que cruza por los alrededores de Villa Miseria.
Clarisa Fernández, ahora es mi mujer, mi amante, la madre de mis hijos. Vivo en su lugar natal, un caserío indígena perdido en medio de la nada.

Sparkle

Sparkle es una película musical estadounidense dirigida por Salim Akil y producido por Stage 6 Films, fue lanzado el 17 de agosto de 2012 por TriStar Pictures. Inspirado por “The Supremes”, Sparkle es un remake de la película de 1976 del mismo nombre, que se centró en tres hermanas cantantes adolescentes de Harlem, que forman un grupo de chicas a finales de 1950. La nueva versión se lleva a cabo en Detroit, Michigan en la década de 1960 durante la era Motown. La historia se centrará en la hermana menor, un prodigio de la música llamado Sparkle Williams (Jordin Sparks), y su lucha por convertirse en una estrella, cuando su familia intentaba superar los problemas que que por ese entonces les afligían.


Hablemos un poco sobre la historia que se inspirara. “The Supremes”. Originalmente se llamaban “The Primettes”, y eran un cuarteto, ya que también contaban con la presencia de Barbara Martin. Con esta formación sólo grabaron un single en la compañía Lupine en 1960. Cuando en 1961 firmaron con Motown cambiaron su nombre a “The Supremes”, y Barbara Martin abandonó la formación, convirtiéndose así en un trío.


Las primeras grabaciones del grupo para el sello Motown fueron mucho más que una sucesión de temas orientados dentro del girl group o el pop soul. Diana Ross se situó como cantante principal de la banda, pero siempre hubo disputas entre su voz y la de Florence Ballard, que en algunos momentos también hizo de voz principal del trío. Tras varios singles sin repercusión, a finales de 1963 llegó su primer top40, con el tema “When the Lovelight Starts Shining Through His Eyes”.


El grupo vocal femenino The Supremes fue formado originalmente por Mary Wilson, Florence Ballard y Diana Ross, cuyo antecedente directo fue el cuarteto The Primettes, en el cual también participaba Bárbara Martín. Este grupo musical se caracterizó en el cambio de integrantes, Tras la salida de Florence Ballard, el grupo pasó a llamarse “Diana Ross & The Supremes”, comenzando ahí los rumores de la carrera en solitario de Diana Ross. En 1967 introdujeron a su música ciertas influencias psicodélicas, que se pueden ver en “Reflections”, dando al grupo nuevamente fama. Pero en esta etapa solamente se podía observar a Diana Ross ya que incluso las otras dos componentes ni siquiera aparecían en algunos temas como “Love Child” y “Someday We'll Be Together”.

Tras la salida de Florence Ballard, el grupo pasó a llamarse “Diana Ross & The Supremes”, comenzando ahí los rumores de la carrera en solitario de Diana Ross. En 1967 introdujeron a su música ciertas influencias psicodélicas, que se pueden ver en Reflections, dando al grupo nuevamente fama.
Un film con el trasfondo de los comienzos de “The Supremes” es lo que intenta traernos Salim Akil. Este director un nativo de Oakland, California después de trabajar en un depósito de cadáveres durante 5 años y una clínica de pacientes bi-polares, esquizofrénicos y maníacos depresivos durante otros 5, decidió seguir una carrera en la escritura y la dirección. Comenzó como un escritor del personal para la galardonada serie de Showtime "Soulfood" y rápidamente se abrió camino hasta el productor ejecutivo de la serie, además de dirigir y escribir varios episodios. Ha trabajado como director en varios episodios de otras series de televisión, incluyendo el año pasado, final de la temporada en dos partes de UPN de "Girlfriends".


En la primera versión de 1976 a Sparkle la interpretó Irene Cara quien participara en la banda sonora de “Flashdance” cuyo tema principal ,”What a Feeling” le otorgara en 1983 el Premio Grammy a la Mejor interpretación vocal femenina pop. Esta actriz adquirió su máxima popularidad con “Fame”en el papel de Coco Hernández.
En ésta última versión a Sparkle la interpreta la misma Jordin Sparks. A la temprana edad de 17 años ganó la sexta temporada de American Idol, convirtiéndose en la ganadora más joven en la historia. Debutó con un álbum lanzado en 2007 que dio lugar a dos top-ten singles en los EE.UU. “Billboard Hot 100 “, "Tattoo" y "No Air" Fue certificado platino por la RIAA el cual logró vender  más de tres millones de copias digitales en los EE.UU. “No Air" es actualmente el tercer musical de de mayor venta individual; es el aspirante por excelencia por cualquier concursante de American Idol. Por él, ganó Sparks, su primera nominación al premio Grammy por Mejor Colaboración Pop con Vocales. Para el caso, como nota al margen Sparkle Williams representa a la solista del grupo “The Supremes”, Diana Ross.


 A Sister (Tammy) Williams en la primera versión de 1976 la interpretó Lonette McKee , una compositora, guionista y productora americana. A los catorce años, grabó su primer disco, que se convirtió en un instante regional pop / R & B hit. McKee escribió la canción principal de la película “Cuarterona” cuando ella tenía quince años. Varios años más tarde, McKee se lanzó al estrellato con su papel crítico en el éxito aclamado en 1976 “Sparkle drama musical”.
En ésta última versión a Tammy la interpreta Carmen Ejogo quien comenzó su carrera artística en el Reino Unido en la década de 1990, donde se presentaron a los niños la serie “Saturday Disney”. Posteriormente, ha tenido una carrera como actriz en los EE.UU.. Ella ha aparecido en “Metro” con Eddie Murphy, “What's the Worst That Could Happen?” con Martin Lawrence, y “Love's labour's lost”  con Kenneth Branagh, entre otras películas, y también presentó el espectáculo Carmen Ejogo Video - su show propio vídeo en el canal BSB Power Station.
En ésta última versión a Dolores Williams la interpreta Tika Sumpter quien comenzara su carrera como modelo; apareció en anuncios publicitarios para Hewlett-Packard y “Liz Claiborne's Curve fragrances”. De enero a mayo de 2011, Sumpter apareció en Gossip Girl como Raina Thorpe, la hija de Russell Thorpe y Chuck Bass. El 12 de septiembre de 2011, se anunció que Sumpter sería una una de las hermanas, en en éste caso Dolores, en la película "Sparkle" junto a Jordin Sparks, Whitney Houston, Derek Luke y Carmen Ejogo.



Resalta a todo esto Whitney Houston en lo que fuera un homenaje a esta gran cantante estadounidense. Su papel Emma, la madre de las tres. Hablar de Witney es hablar de cómo empezó, su carrera y como terminó. A la edad de once años, comenzó a formarse como vocalista en el coro góspel infantil de la iglesia "New Hope Baptist" de Newark, New Jersey, y, más tarde, acompañaría a su madre en los conciertos. El efecto de ello se nota en toda la trama del filme. Entre sus trabajos encontramos: “The Bodyguard”con Kevin Kostner; “The Bishop's Wife” con Denzel Washington, “Cinderella” un musical para televisión entre otros. El jueves 9 de febrero de 2012, Houston se reunió con las cantantes Brandy Norwood y Monica Arnold, junto con su productor Clive Davis, para realizar sus ensayos para la fiesta previa de los Premios Grammy 2012. Ese mismo día, ella dio su última interpretación pública, cuando se unió a Kelly Price en el escenario y cantaron juntas "Jesus Loves Me", durante la fiesta. Dos días después, el 11 de febrero de 2012 Whitney falleció a la edad de 48 años en un hotel de Beverly Hills (Los Ángeles), inicialmente por causas desconocidas, aunque, la oficina forense del Condado de Los Ángeles informó que la causa de la muerte de Houston se atribuyó a un ahogamiento accidental en el que se unieron otros factores coadyuvantes, como "los efectos de una enfermedad cardíaca aterosclerótica y el consumo de cocaína"

Dime

Si.. dime

Si gimes
y gritas por dentro..

¿Qué tanto teatro?
No ha habido horas donde no lime
rebuscando en lo que queda de tu rastro.

Mi mundo se ha transfigurado en un antro
que a mi corazón éste oprime
cual si fuere un fieltro.
Pues dime..

-- oo --

Tu dime..

Me gimes
que grito por dentro.

¿Qué tanto teatro?
No ha habido horas donde no lime
cada curva de mi piel en pos tu rastro.

La vida me ha convertido en ser sin rostro
la que a mi corazón oprime
cual si fuere un fieltro.
Pues dime..

-- oo --

Tu dime..
¿Por qué mi grito debe de ser por dentro?

-- oo --
Nuestra vida nos ha hecho en un ser sin rostro.

Que por cada pliego de su piel, oprime
cual si ello, fuere como un fieltro.


En la noche seres sin rostro
que el amor exime
de rastro.

Arbitro
de juicios.. que prime,
por ser corazones sin rostro
¿Cual de esos gritos ha de ser el que intimes?


El cofre

Esta historia que paso a relatarles, esta basada en la expedición tras un tesoro la cual forma parte del folclore de “Las siete gargantas del Diablo” situado en “La Isla”. Según relatos de viejos marineros apostados en "La Taberna del Bucanero", los cuales basados en las anotaciones del capitán a la fecha de la desaparición de sus tripulantes, y de él en persona, al parecer el barco se encontraba a la deriva a sotavento de dicho lugar.
Hacía unas tres semanas que "Los Tres Mosqueteros", un bergantín de tres palos se le consideraba perdido. Luego de un temporal anunciado unos días atrás a dicha fecha estimativa, una fragata de Guardia Costera llegó a divisar a lo lejos lo que parecía ser el trinquete mayor y mesana. Cuando la abordaron no existía ni un alma a bordo.
Como dato para el informe. En la bitácora que residía en el camarote de su capitán, una bellamente forrada en cuero, no solamente figuraba cual había sido su trayectoria hasta el momento de su descubrimiento, sino que, la última anotación versaba horas antes del temporal mencionado.

En algún lugar a principios del siglo XX
Unos obreros que extraian guano de una de las Cuevas del Mogote, tropezaron sus palas con un viejo baúl cerrado con un candado en el fondo de un precipicio.
Nuestras vidas de guaneros ha terminado” pensaron emocionados ante el descubrimiento. Lograron abrirlo luego de un largo trabajo comprobando con incredulidad, que habían acabado de encontrar un enorme tesoro pirata, pero he aquí, que éstos fallecieron de una terrible enfermedad.
Luego de ese acontecimiento, el cofre desapareció.

Previos a la excursión.
A causa de una pesadilla la cual motivó que encendiese la luz de la veladora, salté de la cama lo que generó una gota de transpiración corriera por mi mejilla izquierda.
Sigue siendo el hotelucho de mala muerte que alguna vez en mi vida fui a parar” recuerdo haber llegado a pensar.
La habitación que había alquilado tenía por el lado izquierdo de la cama, el aparato lumínico el cual se situaba sobre una mesita de luz descolorida por el paso del tiempo y falta de pintura. Podía visualizarse sobre un muro lateral, una ventana que daba al callejón.
Disponía de un ventilador que funcionaba cuando así lo quería.
A joderse con el ruido”, pensé a continuación.
Lo que más me molestaba, no era tanto el ruido de sus paletas que por instantes se me tornaba eterno, sino el calor. Ese que, pegajoso, hacían de mis únicas pertenencias –una camisa y un pantalón ajado que no conocieran un lavado–, conviviera conmigo durmiendo o despierto.
¿Quién diantre será el inoportuno?”, me dije cuando me había decidido fumarme un porro. Fue cuando decidí abrir la puerta que daba al corredor. El sonido de una radio fuera de sintonía escuchaba proveniente de éste. Estaba dispuesto a cerrarla tratando de sobrellevar lo que quedaba de la noche, cuando me percaté como desde la pieza de al lado hacían el amor una pareja de franceses.
¿Pesadillas…?” llegue a escuchar en perfecto inglés.
El extraño me extendía un porro a través de una abertura en la pared lindera, opuesta a donde los franceses se encontraban. Con el tiempo nos hicimos amigos.
Un día, me pasan un sobre por debajo de la puerta; era del inglés que había fallecido de malaria. En éste, había un mapa el cual mostraba claramente como arribar a una isla, y la ubicación de un cofre escondido.

Contacto.
El capitán del Bergantín, un adinerado buscador de tesoros, le interesó la historia decidiendo ir a “la Isla”. Había logrado contactarme con él a través de un aldeano.

La Isla.
De formación volcánica y montañas que estaba esculpida por un manto perenne de nubes en su parte más elevada, la isla se visualizaba desde el mar, diferenciándose de otras, por su pináculo más alto.
El bergantín fondeo en lo que se denomina “Las siete gargantas del Diablo”, una caleta. Ese término nació del folklore de la isla. Existían siete túneles por debajo de la línea del mar que en conjunto, cuando la marea alta se hacía sentir, sonaban como un coro de ángeles provenientes del mismo averno.
El agua verde turquesa que han caracterizado las zonas bajas del arrecife coralino, en conjunto a lo agreste de la naturaleza, hacía que la playa fuese un edén a vista humana.
Era de naturaleza volcánica e intocable por humano que haya intentado alguna vez pisar la misma. No estaba en ningún mapa conocido. Era simplemente “La isla” a voz populi.


Actividades.
El campamento base se situó en la cabecera de playa. Un grupo de expedicionarios salieron a realizar un estudio de la misma, mientras que otros construyeron el campamento con equipos de alta tecnología. El trabajo se realizó en el lecho del lago interior desviándose el cauce proveniente de la cascada; se construyó un dique para que el agua no entrase a través de “Las siete gargantas del Diablo”.

Y cuando..
Se logró encontrar el famoso cofre luego de una serie de percances que no tenían explicación plausible, como ser: bombas de agua que dejaban de funcionar, magnetómetros que detectaban cualquier cosa menos lo que tenía que detectar, personas que fallecian  sin causa aparente, muchos cayeron enfermos. El capitán enloqueció.

Baang.
¿Un pitido?” Escuché decir al inglés.
Este me extendía un porro. Me lo fumé tranquilamente, mientras mis pensamientos divagaban por sí solos.
¿Nos vamos?
Si
Mi cuerpo comenzó a desdibujarse. Calor, viscosidad. Eso.
Me toqué la cabeza, y fue cuando noté que algo húmedo comienzaba a formarse; mi cien derecha…
Lo último que llegué a recordar fue el cofre adquiriendo un color amarillento por encima de mí; abría y cerraba la tapa como si de una risa se tratase. Fue cuando la luz se apagó. Fracciones de tiempo después, éste desapareció junto con su risa ahogada…