Si de Ciencia Ficción habláramos..

Miren que hay películas de ciencia ficción, que son autocuesionantes sobre el origen de la vida inteligente; recuerdo la saga de “Odisea del espacio” la cual partiendo de “2001: A Space Odissey” seguido por “2010 : Odissey 2” tuviera como anexo “2061: Odissey 3” para terminar culminando con “3001: Final Odissey”.  Por ese entonces ésta saga marcó un hito en la ciencia ficción fuera del entorno terráqueo. Hay quienes opinan que la primera versión, con la cual inicia este periplo en torno a Saturno y en particular, su satélite Europa, fuera la mejor de ellas. Así piensan. Algunos.
Siguiendo este estilo, nos encontramos con la de la serie “Alien”. Y aquí me pronuncio con algunas salvedades. Una variante es la línea de “Alien el octavo pasajero” pasando por “Aliens, el regreso” seguido por “Alien 3” la cual se le da el broche final en “Alien Resurrection”. Esos filmes componen la primera variante. Realista dentro del marco de la ciencia ficción, ya que encara la viabilidad de encontrarnos con vida inteligente muy distinta a la terrestre. No ahora, pero quizás, de seguir la exploración espacial, si. Esta dentro e las posibilidades. Visto con ese cariz, el encuentro con seres extraterrestres en un futuro cuando el humano tenga la capacidad logística y técnica de hacer viajes interestelares. Si. Es razonable un encuentro y no necesariamente deba ser amistoso. Como seres humanos seríamos demasiado engreídos si no supusiéramos la existencia de vida inteligente en otros planetas. Repito es una variante, hasta de alguna forma lógica.
La segunda variante de la saga, ya como que posee matices. Encara el espectro “Alien vesus Depretator” terminando en “Cowboys versus Aliens”. Pues si bien la saga Depretator” posee un atisbo de veracidad, no hay que olvidarse que sigue siendo ciencia ficción. No realidad.
Depretator fue una línea paralela al principio con Alien. Me viene a la mente a éste deperdador alienígena el cual tuvo a Silvester Stallone como el Rambo del filme. ¡¡Ahh, estos gringos!! Todos tienen que hablar en gringo, inclusive los extraterrestres. Bueno así es el mundo de Hollywood. Si bien me gustó esa versión cuya trama se sustenta en la jungla. En “Depretator 2” es otra clase: La jungla citadina. El entorno de “Depretator2” se da en una ciudad, que por supuesto tiene que ser gringa. ¡Hay, si los egos hablaran!
Como dije La línea “Depretator” nació como siguiendo un paralelismo con “Alien” y claro, en algún lugar se cruzan: ¿Cuál sería? Faltaría más, Dos sagas de “Aliens versus Depretator” Ambas acá en el Planeta Tierra ¿y donde? Antartida. Le tocó el turno. La Antartida. Todas las películas mencionadas hablan del origen nuestro, como si no bastase el darwinismo, tenemos que lidiar con ancestros alienígenas. ¡Ja!
Menos mal que son películas, pero aún siendo ciencia ficción y mucho de la buena, por lo realista, o la concepción científica tras de ello, no deja de serlo. Ciencia ficción. Hay quienes creen la condición de homo sapiens fuera producto de cruces de clases, los nativos de éste planeta con no invitados fuera del contexto terráqueo.
A veces no se que piensan los productores de cine, porque esta bien que incentiven la imaginación como la de un viaje por el espacio, bien sea una situación estilo Avatar, bien sea un planeta donde la lucha por la supervivencia dependerá del más capacitado. Y me pregunto ¿Unos cowboys del medio oeste estadounidense con rifles Winchester y cabalgando que tienen un enfrentamiento con Alienígenas que solo por el hecho de llegara nuestras fronteras del espacio, se asume que podrían ser superiores a nosotros, pueden vencerlos? ¿Quienes ¿ Gringos, pues no hay un sudaca ni un asiático, que sea capaz de vencerlo. ¡Hay, si de egos se tratara! ¿Qué sería de Hollywood?
Por eso digo hay ciencia ficción de la buena  como de la mala.
Esta versión correspondiente al año que cursamos, 2012, llamada “Alien Origens”, coño, no pueden hacer algo mejor que un psedo documental militar, que sale a la luz por obra y gracia de la Santísima Trinidad donde gastan una hora y media andando por la selva guatemalteca sin saber a que se enfrentan. Lo rescatable son las vistas de las ruinas mayas en Guatemala. Un filme que ni es capaz de explorar, el origen de nosotros, aunque lo exprese en los cinco minutos restante denominado Epílogo. ¡Coño!
No hablemos de “John Carter”. Es linda la fantasía pero en demasía como que no se puede tragar. Pleno Siglo XIX, cowboys, inmigrantes europeos al nuevo mundo, Los Estados Unidos”, una persecución, un encuentro con un alienígena y ¡voila! pasamos a Marte.  ¡Jua!
Por Dios, hagan ciencia ficción de la buena. Realista por favor.