Les Bien-Aimés

“Les Bien-Aimés” un film dirigido por Cristophe Honoré; con el que cerró la “64º edición del Festival de Cannes” es el que traigo a comentar. Un film que fuere lanzado en el 2011. Honoré no sólo fue su director, sino que también, su guionista. Bueno, fue en varias ocasiones que actuase así, sino véase el caso de “La belle personne”, un film donde la acción se traslada desde la corte de Enrique II  para terminar de examinar el amor en la París actual. Este título, "Les Bien-Aimés", le cae como anillo al dedo al filme ya que son en el amor y los amantes que habitan en la película. Lo que lo torna entrañable son los personajes que no están seguros del sentimiento del otro, donde la cuestión de si son “amados o no” no tiene ninguna respuesta.



El título que da vida al film no fue el primero en ser seleccionado;  como parte de la película tiene lugar en Praga, "La insoportable levedad del ser” estaría de acuerdo. "La insoportable levedad del ser" corresponde al título del libro de Milan Kundera.
La historia que hay detrás comienza en el año 1963 y culmina en el 2008; esta opción nace de un deseo de ser más romántico, para supervisar caracteres a través del tiempo, para entrar en la investigación, no el tiempo perdido, pero el tiempo pasa y no borra nada. 
Los personajes femeninos de alguna manera son fieles a sus historias de amor, dado que, la película es fiel a una cierta idea del cine francés, de trabajar con los actores y para recuperar algo de la película.
Es entrañable el personaje de Madelaine que viene a ser algo como la columna vertebral del filme. Aunque para ser sincero todos quienes intervienen están finamente ubicados. Como que la historia que hay detrás de ella, se prolonga a través de su hija Véra. Y antes de hablar un poco más sobre ellos quisiera detenerme un instante en el manejo de tiempos al cual Honoré hace hincapié en el filme; se utiliza como si flashbacks se tratara, canciones. No hay que olvidar que éste film se puede enmarcar con facilidad entre parte musical, drama y romance. Las canciones marcan momentos tantos en el tiempo como en los estados de ánimos y lo que comienzan por separados marcando una historia y manera de pensar individuales con muy buen tino se encara dichas situaciones desde ambas perspectivas, la de las mujeres y las de los hombres involucrados.  No sólo la música genera esos estados anímicos y momentos claves sino hasta el color de pelo de sus actrices. 
En Madelaine al principio es rubio, y lo es en una primera instancia para Véra. Ya siendo adulta en otro momento de la vida de ellas, su color se tornan marrones, lo que corresponde a tiempos más oscuros. Creo que hasta ese detalle se previó en el filme y muy bueno por cierto.
En cuanto a los espacios. Comienza en los 60 tanto en París como con en una Praga durante la invasión rusa a Checoslovaquia, los 90 en Londres,  terminando con una Montreal temprana de la década de 2000 denotando  viajes donde se respira la película, pero nunca con la intención de turismo. En una, por recuperar a su marido, el amor, los 60, París Praga; en los años 90, para unirse al hombre que se ama. La liberación femenina y el sida; y por último, el 2000 y la soledad, inmerso en una Montreal durante el 11 de septiembre u y la caída de las Torres Gemelas y años posteriores.
Ahora bien sobre quienes interviene en el filme. Encontramos a Madelaine personaje visto desde dos ópticas. Una joven, interpretada por la actriz Ludivine Sagnier quien en el 2007 hiciere el papel de Gabrielle Aurore Deneige en “La fille coupée en deux” y una mayor, interpretado para el caso por la actriz Catherine Deneuve. Hablar de ésta actriz, bueno, como que ya no es tan necesario dada su trayectoria fílmica. Si cabe mencionar que la podrán apreciar en filmes que en la actualidad se hallan en la etapa de post-producción como ser le caso de “Elle s'en va” o “Astérix et Obélix: Au Service de Sa Majesté” Son filmes previstos para el año que viene, 2013. El tiempo de esa Madelaine jóven, los años 60 es alegre, colorido, se aferra a las piernas de las mujeres, sin temor a la
referencia a Truffaut en “The Man Who Loved Women”.

El otro personaje femenino que resalta notablemente en el filme es aquel que representa a la hija de Madelaine, Véra. Al igual que Madelaine a Véra la podemos ver desde dos ópticas: la joven, interpretada por la adolescente actriz Clara Couste y la mayor, interpretada por la actriz Chiara Mastroianni. Para Clara Couste éste es el primer trabajo fílmico, así que no tenemos referencia, es la adolescente hija de Madelaine. Ahora bien, en referencia a Chiara Mastroianni trabajó en filmes como ser: “Les chansons d'amour”.
 Respecto a los actores, encontramos sin lugar  dudas como contrapartida masculina de Madelaine a quien desempeña el rol de Jaromil Passer. Al igual que para Madeaine como para Véra, a Jaromil lo podemos ver desde dos ópticas: el joven, interpretado por Radivoje Bukvic y el veterano, interpretado por Milos Forman. El yugoslavo Radivoje Bukvic ha intervenido en filmes como son: “La femme invisible (d'après une histoire vraie)”  o “Coco Chanel & Igor Stravinsky” ambos, en el año 2009.
Milos Forman que interpreta a Jaromil ya veterano aparece en escena cuando lo hace Catherine Deneuve. Milos hizo filmes como “Amadeus” en 1984 así como “Goya's Ghosts” en el 2006.