El llamado

Sentid el llamado de mi piel;
os reclama–.

-- oo --

Vuestra boca brama
ardiente, –cual braza fuere–,
vibrando a la par de nuestros cuerpos.
Vuestro ser y nuestros tiempos
–en uno–, se ungiere.
Os inflama.

-- oo --

Nos reclama
el palpite, –ese–, de nuestra piel.