Dune

Cuando corría el año 1984 David Lynch dirigía “Dune” un film circunscrito en el género de la ciencia ficción. Cuando hablamos de ciencia ficción tendemos a globalizar todos los filmes fantásticos y no nos percatamos los matices existentes dentro del género.
Un estilo es el de “Alien” mismo “Predators·, pero otro muy distinto es el  estilo de Star Wars” dentro de cuyo matiz incluiría este filme. Por el año 1966 Frank Herbert publico una novela con el nombre de “Dune” cuya temática rondaba en torno  un planeta desértico llamado “Arrakis” donde el agua era el bien más preciado y un producto llamado  melange acarrearía intrigas, complots y luchas que involucraría planetas vecinos.
 

Dentro de ésta última tonalidad del género, insertaría “Dune”, la línea de “Star Wars”.

 La obra de Frank Herbert quedó marcada por el éxito sin precedentes de “Dune” compuesto por dos novelas breves publicadas originalmente en Astounding (“Dune World” en 1963, y “Prophet of Dune” en 1965) y que mereció los premios Hugo y Nébula. 
El libro, fue un gran impacto entre los


aficionados y, sorprendentemente, un éxito inesperado también fuera del reducido mundo de la ciencia ficción.
Como referente al film cabe decir que sacaron un corto con dicho nombre basado en la novela de Herbert que pocos la han de recordar. 


Fue dirigido por Jhon Knoop, por ese entonces corría el año 1973 y el mismo duraba 13 minutos.
Fue una rareza en el género; Holywood, estuvo interesado en adaptar la novela, pero su productor falleció de un ataque cardíaco a la temprana edad de 51 años en la ciudad de Los Angeles.

En 1984 era la primera vez que hacían un largo con el tema mencionado. Lo dirigió David Lynch. Tenía previsto a la hora de rodarla con un metraje de 8 horas que el propio Lynch la redujera a 5 quedando al final una chapucera versión del original que duraba 131 minutos. Es la versión que se la conoce como producida en el año 1984.


En el año 1992 volvieron a reflotar la idea, y esta vez fue un videojuego de ciencia ficción. 

En ese entonces lo dirigió Remi Herbulot. Cryo, una joven compañía francesa de software, lanzaba así el juego de ordenador Dune. Se trataba de una curiosa mezcla entre aventura gráfica y estrategia, con gráficos muy cuidados y una banda sonora que aún hoy en día resulta realmente sorprendente, hasta el punto de que Virgin decidió venderla aparte en un CD Audio. 

A pesar de no haber obtenido una gran popularidad, el Dune de Cryo obtuvo un lugar propio en la historia de los juegos de ordenador por varias razones, la más importante de las cuales es la seriedad y coherencia de la adaptación
Luego hicieron una serie de televisión con tres capïtulos; su duración total
de 270 minutos le permitió un tratamiento de la historia mucho más exhaustivo y comprensible que la adaptación cinematográfica, y supo retratar muy bien los escenarios planetarios. 



El vestuario, por el contrario, era toda una exhibición de torpeza e incoherencia. A pesar de todo, la fidelidad y ritmo de la narración convierten un punto de partida excelente para la comprensión del universo de la saga.
Ahora, para el 2014, esta previsto una nueva versión sobre el mismo tema, “Dune basada en la novela de Herbert. No se sabe quien lo dirigirá ni que actores y actrices incluirá.
¿Cómo clasificar a Dune?
Si bien tiene algo de épico y, evidentemente, mucho de futurista, también es una fábula mesiánica, filosófica y esotérica. Describe con precisión milimétrica mundos más allá de lo imaginable, desafía la capacidad mental del lector para crear imágenes y turba su conciencia con seres imposibles minuciosamente detallados. Por todo eso y mucho más, “Dune” se ha convertido en una Biblia oscura y misteriosa.