Martillo

¿Por qué golpeas? –le espetó el clavo enojado–. ¡Matratante!