–No tengo todo el día –dijo–. Hace frío –. Miro para un costado y luego hacia el otro. La carretera estaba vacía. Fue cuando acotó–: Crucemos.
–¿Usted vio lo que pasó? –Mencionó el Pavo Real, micrófono en mano.
–Si yo lo vi –mencionó el venteveo, estando posado en la rama del único árbol en la zona–. Los zorrillos estuvieron un rato sin animarse a cruzar. –Y para reafirmar terminó expresando al noticiero–: Unas luces de la nada aparecieron y como tal, desaparecieron. Al  igual que el ruido de algo como un motor. –Concluyó–. Caput. Muerte por aplastamiento.