¡Callaos!

–No al ACTA, PIPE o SOPA –El soldado mencionaba a la legión de seguidores que estaban atentos–. Vuestra libertad de expresión estad en peligro. ¡Levantaos!
–¡Callaos! –El Rey Billito, el de Microsoft, gesticulada levantado desde su trono de  poder absolutista–. Os comportáis como anárquicos.
–Si no se aprueban.. –Pensaba éste para si–: ¡Hay de mi!
Yo observaba desde las alturas cual si fuera un drone. Oteante. Olfaeando sangre en el aire con mis alas de halcón desplegadas.
Un  ave de rapiña.
¡Que lo soy!