Anonymous

Una coproducción de Radio Gurí
La Cofradía de las Tres Marías-Reino del más Aquí.
Sintoniza las noticias, antes que el FBI nos bloquee la señal.

Radio y Televisora Gurisa
Cofradía de las Tres Marías – Reino del Más Allá
Las telenovelas del mundillo cibernético y los internautas en desasosiego.

Un especial agradecimiento a The Big Monkey Sentado
El lugar más cuerdo para su sana locura.
Su insano espacio para sus momentos inolvidables.

Por directivas de la emisora, se optó hacer pública la siguiente audición.

 

** Anonymous **


Radio Guri
Miembro de la Cofradía de las Tres Marías
Sede Central
Reino del Más Aquí

El Plató de la Emisora ha sido redecorado por “The Big Monkey Sentado”, el lugar más cuerdo para su sana locura. Todo el lugar como que pasa desapercibido, con cierto aire anónimo.  Un manto espeso cubría buena parte del suelo, existiendo en el Plató una niebla que con el efecto de las luces desperdigadas por el lugar, lo que hacía era resaltar el efecto fantasmagórico entre el entrevistador y el entrevistado. El motivo era claro. El Botija entrevistaba a Anonymous, o mejor dicho su representante público. La Dirección de ésta emisora deja constancia que a causa del anonimato de nuestro entrevistado, el mismo aparecerá con una máscara, o es lo que se dejará entrever. Aclarado ello, adelante con la entrevista.
-Para todos los efectos –Mencionaba El Botija-, al entrevistado lo llamaremos Rick. ¿Esta de acuerdo Rick?
-Ningun incoveniente.
–Rick –El Botija haciendo acopio del material recopilado por Biblioteko dejaba a un costado sobre la mesa de caoba-, ¿Cómo empezó Anonymous?
–Vera usted.. –Rick, se reacomodaba en la butaca mullida que teníamos preparado para tal ocasión– el cierre de Megaupload, la ingerencia del FBI en ello, como así la inmiscusión de esas leyes SOPA, PIPE. DORLING, etc, nos hizo salir del letargo en el que habíamos estado hasta el momento. Vera que todo ello, desde las mencionadas leyes en adelante, caímos en la cuenta que Internet estaba comenzando a pasar por una etapa muy nefasta desde su nacimiento al público en general.
-Rick permítanos un momento –El botija, con su acostumbrado comportamiento hacia un gesto–, que tenemos audio y video directo desde Egipto. Adelante Pepa.
–Pepa es la encargada de exteriores.
–Hola Botija –Mencionaba La Muñeca Inflable desde Egipto–. El grupo de 'hacktivistas' Anonymous atacó la página web de una empresa estadounidense, fabricante de gases lacrimógenos, cuyos productos se utilizan para dispersar a los manifestantes en Egipto.
Anteriormente dejaron fuera de si al sitio de la CIA, inutilizó la pagina principal de INTERPOL. Estamos ante una guerra cibernética, algo que nunca se vio.
–Gracias Muñeca por el informe concentrado de las últimas novedades de éste grupo hacktivista. Ya estaremos contigo en breve.
–Bien Rick, ¿Qué opinión le merece todo lo mencionado por nuestra locutora interina?
–Bien, bien –Rick se acomodaba en la butaca, no sin antes servirse un vaso de agua–.  El grupo que yo represento anunció una serie de ataques informáticos en todo el mundo, centrándose cada vez más en empresas de seguridad, policías y organizaciones gubernamentales. El grupo apoya, entre otros, al movimiento anticapitalista 'Ocupa Wall Street' y ha expresado su solidaridad con las protestas en el mundo árabe.
–Queridos radioescuchas –Mencionaba el Botija, mirando el memorando del FBI que tenía en sus manos–. Es hora de dar por terminada esta audición, porque si no dejamos de trasmitir estas clases de noticias, el FBI se encargará de cerrarnos la Emisora.
Y ahora seguimos con.. “música maestro”.


Radio Guri
Miembro de la Cofradía de las Tres Marías - Sede Central - Reino del Más Aquí


Vamos de caza Señor Presidente


Nota de autoría
Este fue un escrito que había hecho allá por el 2005. Cualquier semejanza a la realidad de Medio Oriente, es interpretación de los lectores. Aunque pudiere acontecer.
Su autor.


** VAMOS DE CAZA SEÑOR PRESIDENTE **

Frente a las costas de Kuwait. Mar de Omán, 0530 GMT, 1 de enero de 2006
Reuters. Una explosión atómica se detectó a 25 millas náuticas de las costas de Kuwait. El hongo radioactivo esta en este instante afectando El Emirato árabe de Kuwait, costas de Irán, Irak y Qatar. Arabia Saudita se encuentra en estado de emergencia nacional.

En alguna parte del mar de Omán, 1215 GMT, 31 de diciembre de 2005.
La formación de buques de guerra estaba compuesta de la siguiente manera. Un submarino misilístico adelante. En el centro el portaaviones nuclear. A sus costado, babor y estribor 4 fragatas misilísticas. Otro submarino atrás. En aire, 15 millas náuticas por delante del primer submarino, el avión que controlaba el espacio aéreo circundante.
Se movían en formación zigzag y cada período de tiempo viraban o a estribor o a babor.
El viejo submarino ruso lo esperaba hacía ya 12 horas atrás. Se encontraba, a 15 millas náuticas del convoy esperando el giro a estribor. El sonido del sonar mostraba que estaban por realizar el giro esperado. El escenario patrullaje por todo el Mar de Omán. Debían patrullar el perímetro que cubría Qatar, Kuwait, Los Emiratos árabes Unidos, Irán, Irak.

En alguna parte de Ukrania. 3 meses atrás.
El Kilo, submarino de ataque convencional SSK de 73 metros de eslora y 10 metros de manga con un desplazamiento de 3000 toneladas, se dedicaba a incursionar por el mar Negro, por última vez, en el área lindante de la Ex Unión Soviética y Turquía.

En una parte del Mediterráneo, 3 meses atrás.
Marineros mercantes griegos hallan cuerpo sin vida de un marino, en las redes de pesca en el fondo del Egeo, frente a la Isla de Mikonos en Grecia. Identidad y procedencia desconocidas.

Estambul, Turkía. 3 meses atrás.
El Gorbachof, hace una escala imprevista en el puerto de Estambul sobre el Mar Negro. Un comandante de la Ex Unión Soviética sube de improviso en el submarino soviético. Ingresan al mismo un torpedo. Sólo que este poseía una cabeza nuclear. Parte del puerto.

Frente a las costas de Kuwait. Mar de Omán, 0520 GMT, 1 de enero de 2006.
El Portaaviones 'USS Theodore Roosevelt' Clase Nimitz con dos reactores nucleares, Poseía de armamento: aviones del tipo: S-3A Viking, F-14 Tomcat, EA-6B Prowler, E-2C Haekeye, F/A-18C Hornet y helicópteros HH-60H y SH-60F Seahawk, junto a numerosas baterías de misiles. Con una tripulación total: 8.000, comenzaba su viraje hacía estribor. Iba al encuentro del submarino convencional ruso, un Kilo, submarino de ataque convencional SSK.
El Capitán de Corbeta: Fred Black recién salía a fumar un pitillo en su jornada de descanso. Miraba a lo lejos los aviones despegar desde la pista del Portaviones. Sólo se distinguía por las luces de las troneras. Nunca se cansaba de ver la magnitud del navio que protegían.
Muy arriba en los cielos, sobrevolaba un E-2C Haekeye cuando 10 minutos después una bola blanca iluminó el cielo.

En los cielos de Omán. Muy arriba.
Un satélite de comunicaciones militar observaba en aparente silencio el Teatro de Operaciones. Era el Medorsat de la OTAN.

Langley. Virginia, EEUU. 3 meses atrás.
La Sede Central de la CIA, se encontraba semidesierta dada la hora avanzada. Sin embargo, los equipos de rastreo satelitales de la Sede Central de la CIA detectaron una emisión de rutina enviada desde una base militar americana en Ceuta informando el sonido de las hélices de un submarino ruso tipo Kilo, cruzando sigilosamente a la altura de del Estrecho de Gibraltar. Ese dato fue almacenado y olvidado.

Casa Blanca. Washington, EEUU. 0600 GMT, 1 de enero de 2006.
Reunión urgente de militares con el Presidente Bush. ¿Cómo pasó?, ¿Porqué? Y sobre todo por ¿Quién? : CIA, quiero un informe para las 1300 GMT en mi despacho. Fin de la reunión.

Estambul, Turkía. 3 meses atrás.
El Kilo ruso, entra en silencio profundo a 10 millas en el Mar Negro. Espera un Súper petrolero proveniente de Rumania. Se coloca a su popa a una distancia de medio km a distancia de periscopio. Comienza así trayecto hacia el Mar Mediterráneo. El submarino se pone en la estela del Superpetrolero, así de esta manera pasa desapercibido a trabes del Mar de Mármara. Al terminar el cruce a la altura de Grecia el capitán del submarino es expulsado de la nave sumergida.

Canal de Suez. Diciembre de 2005.
Se produce el arribo del Portaviones nuclear 'USS Theodore Roosevelt' Clase Nimitz procedente del Mediterráneo hacía el Mar Rojo en camino Mar de Omán. Toda actividad marítima en la zona es detenida durante su pase por el Canal de Suez.

Frente a las costas de Kuwait. Mar de Omán, 0530 GMT, 1 de enero de 2006.
El Capitán de Corbeta: Fred Black iba a entrar a la sala de descanso de oficiales cuando lo impensable sucede. Ante sus ojos el 'USS Theodore Roosevelt' se había vaporizado de golpe. Luego del estallido que rompieron los ventanales de las fragatas a babor en la formación, la oscuridad se hizo presente, así como una onda electromagnética que destruye todos los dispositivos electrónicos existentes en las naves que conformaban la formación. La fragata en su último instante logra emitir un aviso al satélite Medorsat. La onda de choque ocasionada a posteriori del hecho, no sólo destruye la formación sino que se gesta un Tsunami con una ola de 8 metros de altura.

Frente a las costas de Kuwait. Mar de Omán, 0530 GMT, 1 de enero de 2006.Casa Blanca. Washington, EEUU. 1300 GMT, 1 de enero de 2006.
-Si señor Presidente -atina a decir el Director de la CIA.
El Kilo ruso con una modificación para albergar un torpedo nuclear había cruzado el Mediterráneo, El Estrecho de Gibraltar, pasó por las Islas Canarias y girado en Sudáfrica hacia el Índico.
-Le presento un informe del Departamento de Inteligencia que preparó nuestra Embajada en Odessa. Sr. Presidente
-Aquí tengo un informe de la “Base Ceuta” informando de sonidos de las palas de un Kilo ruso de ataque convencional SSK.
-Un acorazado sudafricano detectó rastros de un Kilo ruso por sus inmediaciones, he aquí el informe, señor Presidente – dijo el Almirante Mathew Clark del Pentágono.
-Inicie captura Kilo. En forma sigilosa a nivel global, ordena el Presidente estadounidense al Almirante.
-Informes diarios y por supuesto ultra secretos. No debe pasar a estado público.

A la salida del Mar Rojo. Un mes atrás de los acontecimientos.
El submarino ruso espera el cruce del Portaviones americano colocándose en la estela del mismo, para no ser detectado por los equipos de sondeo marítimo de la nave. Espera su momento.

Mar de Omán. 1 de enero de 2006.
Dicho submarino espera en una zona del cuadrante de operaciones del navío americano.
La presa esta virando hacia él. Sólo espera a que este al alcance del torpedo. Tiene una única posibilidad. Se encontraba, a 15 millas náuticas del convoy esperando el giro a estribor. El sonido del sonar mostraba que estaban por realizar el giro esperado.

Informes varios de Inteligencia. 1300 GMT, 1 de enero de 2006.
Confidencial. Se informa al Pentágono el extravió de un Submarino clase Kilo de ataque convencional SSK, extraviado en rutina de exploración por el Mar Negro. El mismo se pensaba iba a ser destruido, por personal ucraniano.

Confidencial. Base Ceuta. Se informa al Pentágono, contacto por sonar de palas de hélices de Submarino Clase Kilo de ataque convencional SSK, pasando por Golfo de Gibraltar. Consideración: Boris salio de paseo.

Confidencial. Se informa al Contacto de la CIA en Ciudad del Cabo, avistamiento visual de lo que parecía ser un periscopio de un submarino clase Kilo de ataque convencional SSK incursionando Cabo de Buena Esperanza.

Frente a las costas de Kuwait. Mar de Omán, 0530 GMT, 1 de enero de 2006.
Reuters. Una explosión atómica se detectó a 25 millas náuticas de las costas de Kuwait. El hongo radioactivo esta en este instante afectando El Emirato árabe de Kuwait, costas de Irán, Irak y Qatar. Arabia Saudita se encuentra en estado de emergencia nacional.

Naciones Unidas. 10 días después del hecho.
Se pide al Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, explicaciones por parte de países del Golfo Pérsico, como ser, El Emirato árabe de Kuwait, Iran, Irak. Qatar y Arabia Saudita.
Al momento El delegado para las Naciones Unidas de Estados Unidos de América no supo explicar que sucedió. Solo aduce problemas en el primer reactor del Portaviones que lo llevó a su punto crítico, desencadenando la explosión mencionada.
Severa amonestación por Parte de las Naciones Unidas hacia los Estados Unidos.

Seis meses después.
No se encontraron rastros del submarino buscado. Por informes secretos de Inteligencia Naval se extrae que un Comandante de la Ex Unión Soviética quería restaurar lo que antes fue considerado URSS. Fin de la captura Kilo. Los Estados Unidos de América deben pagar por indemnización a los Estados árabes y países del Mar de Omán una cuantiosa suma de dinero por daños y perjuicios ambientales. Suma a definir, por ordenes del Secretario General de las Naciones Unidas.

El Zorro

Era noche ya avanzada y algún que otro chubasco se hacía notar, el aullido de algún can se escuchaba esporádicamente pero precedía de lejos; la calle se podría decir que estaba prácticamente vacía salvo dos o tres vehículos esparcidos en ella. Entre éstos últimos una furgoneta. El grupo SWAT esperaba hasta que la orden de proceder fue clara -Cóndor a la caza del Zorro-, crepitó en la radio del Supervisor.
–Adelante, adelante–. La unidad SWAT, se movió como un solo ente y una vez derribada la puerta de acceso  –habiendo tirando granadas de aturdimiento previo–, procedieron a revisar toda la casa no encontrando nada en ella salvo..
-Sargento tenemos una presa abajo en madriguera –Escuchó decir el Sargento Hernández por el auricular adosado a su oreja, tapado por el casco y pasamontaña que usaba–. Mejor que venga.
Al entrar al sótano, todos los integrantes de la unidad estaban estáticos. Sobre sus paredes se hallaban paquetes de C4 unidos entre si, y para rematar, captando la escena habían puestas tres filmadoras ubicadas estratégicamente:
–Estaban ubicadas el medio una viga la cual soportaba  el peso de la casa. En particular, sobre sus cabezas.
Adosada a ésta última, una mujer se hallaba atada y amordazada. Era su esposa.
Fue el momento que un teléfono trepidó rompiendo el silencio reinante.
–¿Sargento Hernández? –La voz fue clara y fuerte.
–¿Quién habla?
–No quiero que digas nada hasta que te pregunte algo específico y en ese momento dirás:
–si o no.
El zorro desde lejos observaba y monitoreaba a cada integrante de su unidad. Se le buscaba por ataques terroristas con uso de bombas en el mediano y cercano oriente, como así, por los mismos estadounidenses.
–No grites por el teléfono y tampoco me llames “maldito”. No me dirás que me seguirás a donde sea y me matarás, eso, no te servirá de nada.
–.. eso, no te servirá de nada. –El color de la tez del Sargento palideció por instantes, en tanto observaba a su esposa maniatada de la mencionada viga; una gota de sudor corría por el costado izquierdo de su cabeza, cuando decidió sacarse el casco y el pasamontañas.
–¿Cómo sabía que era yo? –Se estaba preguntando al tiempo que escuchaba la voz:
–¿Está todo claro hasta ahora?
–Si. –El sargento Hernández escuchaba ante la mirada fija de sus compañeros.
–Bien. Esto es importante Juan –El sargento escuchaba mirando a la cámara, por momentos, por otros, a su esposa cuyo rostro reflejaba impotencia–. Si alguien trata de salir del sótano o cruzar esa línea negra que demarca un círculo de seis metros a la redonda de la viga, todos en esa casa morirán. ¿Me comprendes?
–.. ¿Me comprendes? –Hernández mirando hacia la cámara asentía con un gesto de la cabeza–. Que nadie se mueva, la salida tiene una bomba. Mira el pecho de tu esposa, verás un corazón rojo..

–.. Mira el pecho de tu esposa, verás un corazón rojo –Con chasquido de dedos hacía que sus compañeros más cercanos a la salida, confirmaran la existencia de dicho explosivo–, el control del detonador está fijado sobre su pecho, justo detrás de su corazón. Juan otra cosa, mira al policía a tu derecha ¿qué arma tiene?
–Una MP5 automática –Respondía al zorro mirando de reojo a su compañero–. Dile que te la entregue.
–..Dile que te la entregue. –El gesto fue rápido y sin aviso–. Bien, ya la tienes. Escúchame bien Juan, ahora deberás tomar una decisión: apagar el detonador disparándole a tu esposa o no hacer nada, y tú, ella y todos tus hombres morirán.
–¿Escucha, ¿por qué haces esto? –Hasta dicho instante Juan había estado escuchando y observando a su alrededor y a sus compañeros.
–Arruinaste la totalidad de mi red sudoeste –Escuchaba decir con un tono monocorde pero al mismo tiempo sabiendo lo que hacía–. Vine aquí para hacer un trabajo. Era Panamá, pero tendré que irme con otra cosa ya sea con tu vida o tu cordura. No me importa cual de ellas elijas.

–Podemos llegar a cualquier tipo de arreglo –Juan respondía al zorro.
–No estás en mi vida Juan – Escuchaba decir por el auricular del celular–. Tuve que bajar mis exigencias, solo para que tú, Juan, seas mi blanco.
–Te encontraré, tu lo sabes –Contestaba el sargento pero con una nota clara y firme.
–Sugiero que le digas la situación a tus hombres, posees tres minutos y vienticinco segundos a partir de éste momento y ya están contando.
–Quiero negociar.
–No hay nada que negociar Juan, ya oprimí el botón –en voz monocorde escuchaba al zorro mencionar–. Mis explosivos no se pueden cancelar. O matas a todos tus hombres y dejas viudas a todas sus esposas e hijos, o destruyes el maldito detonador. Posees dos minutos y medio. Te aclaro Juan que correr no es una opción. No me estoy desquitando con tu esposa, de hecho los dos tuvimos una linda conversación y me aseguré que cuando tu desconectes el detonador ella no sentirá nada. Tú eres el que tendrás que vivir con lo que pase esta noche. Son tres detonadores con llave. Hay suficiente C4 como para volar todo ¿qué harás Juan?
–Escúchame por favor. Haré lo que tú quieras pero no la mates. –Temblando balbuceaba el sargento en vísperas de navidad.
–Yo no lo haré Juan, tú lo harás –El zorro le hablaba fraternalmente–. Has investigado éste caso y a mí lo suficiente para saber que hago lo que digo y digo lo que hago. Si es más fácil para ti y María, tu esposa, ¿por qué no apagas la luz? Las cámaras posen visión nocturna, así que a mi me da exactamente igual.
–Cariño, mírame, puedes hacerlo. –Se apreciaba como su esposa lloraba–. Te sacaré de aquí, voy a apagar la luz te tomaré de los brazos y te sacaré de aquí.
–.. te sacaré de aquí. –El sargento Hernández no podía evitar lo que sentía por dentro y la tomaba de las mejillas mirando a sus ojos azules–, pero quiero que me hagas un favor ¿si? Cuando apague la luz quiero que te quedes muy quieta ¿de acuerdo? Pronto terminará cariño. Te amo.
Un segundo, dos… ¡¡Bang!!

Derecho de autoría


Los grandes intereses detrás del negocio del cine como de igual forma las música, en la actualidad se han convertido en una especie de candado a la libre expresión. De golpe están en la mira de todo internauta.
No permiten o dan cabida, a empresarios chicos, como el caso de Cuevana  o Gnula a exponer sus contenidos abiertamente. Digo, por mencionar algunos. Hay más.
Nadie dice que el derecho sobre la autoría de una obra cinematográfica no tenga su sentido. Lo tiene. Vale para cualquier trabajo con derecho de autor. Es una forma de reconocer al que la creó.
De esta forma, lo vemos en un programa de computación, el trabajo de un productor.
El problema que hay detrás de leyes controvertidas -como son el ACTA, el PIPE o bien SOPA-, es que si tan sólo abordasen el derecho de autoría, basta y pase. Pero tal cual están planteadas, dan cabida a otras ingerencias en lo que respecta al control en ciertas áreas que competen a Internet:
-Control sobre lo que se escribe, que uso le dan sus internautas-. En fin, da cabida a otras especulaciones.
Ello implica que existe otra vertiente:
-La negación del internauta hacia una Internet controlada.
Ya hay leyes que por si mismas reconocen el derecho de autoría, no es necesario tener otras.
Internet ha sido un campo intocado hasta ahora, y si no ha sido así, lo han hecho en una forma tapada. Al menos no ha sido tan fragante su control.
No han existido hasta ahora normativas claras sobre como manejar Internet, pues, aunque nos cueste reconocer, este ha crecido mucho desde su nacimiento al público en general.
Las normativas son necesarias, pero no así.
Cuevana, Gnula, han sido pequeños empresarios que han hecho dinero con el cine. Si. Pero no han colocado material con derecho de autor en sus servidores.
Siempre lo han dicho, siempre lo han expresado.
Cuando usted linkeaba para bajar un contenido, el Sitio le dirigía a otros servidores. Así, fue el caso de Megaupload, Fileserve, por mencionar los más afectados.
Que hubo desmanes en Megaupload. Cierto, lo hubo. Pero también gestó una alternativa ajena a la que nos tenían acostumbrados. Podíamos elegir entre una obra cinematográfica de una canción.
Había información sobre quien la produjo, sus actores, una sinópsis sobre el filme. En música pasaba algo de semejante tenor. Donde estaban alojados esos contenidos era otro cantar, Pero como en algún lado tenían que estar, el servicio era aceptable.
El problema es cuando ciertos intereses chocan o rozan con otros, ahí se produce la contrariedad.

Empresas como Warner Brothers, Sony, que han invertido mucho en superproducciones, o bien por política de mercadeo, se han liado a otras empresas más chicas, a fin de abaratar costos. Es lógico que  no vean bien que otros empresarios de carácter independiente le quiten parte de su mercado. ¡Hay dinero de por medio!
Estados Unidos ni nadie tienen el derecho de cerrar Sitios Webs. Se podrá presentar el tema si se sienten afectados económicamente, ante el gobierno de un país, país donde estuviere alojado el servidor que le genere problemas. Pero punto. No más.
La jurisdicción de ese país soberano será la que deberá sancionar, o no dar vista al alegato de otro, pero, siempre respetando el derecho a la libertad siempre y cuando, esté amprado por las leyes de esos países.
No imponer ”la ley del garrote” como bien la sabe hacer Estados Unidos.
El problema que hay con Estados Unidos, no es el país, no es su pueblo, es su política hegemónica.
Estados Unidos quiere dominar. Necesita hacerlo.
No le alcanzan las guerras, necesita involucrar estados soberanos. Inmiscuirse e imponer la su voluntad. No acepta que Rusia  que al igual que China, vetasen lo concerniente a Siria.
Tienen que involucrar la Unión Europea en esa especie de “Cruzada”.
Tampoco le alcanza eso. Necesitan controlar Internet. Saben que si así lo hacen pueden tener poder sobre, no sólo lo que la gente dice y opina, sino a los mismos internautas.

La ley “Dorling”. La ley “Dorling” de ser aprobada, es nefasta para los mexicanos.
Pueden llegar a interceptar las IPs, y así anular el derecho a la información.
Detrás del “derecho de autor” se oculta el manejo de lo que se hace o deja de hacerse en Internet. La nueva frontera. Total, hay que tapar la crisis económica que afecta a ese país capitalista.
Es tiempo de elecciones, y se puede perder mucho si el pueblo estadounidense sabe de las incursiones de las Fuerzas especiales sobre territorio sirio o iraní.
No hablemos si se libera la máscara que oculta la cantidad de muertos estadounidenses que tuvo durante todo el conflicto de Irak, como así de Afganistán.
La información es una materia que debe ser manejado por unos pocos. Eso es o que trasmite su política, vista desde el exterior de sus fronteras.





Halcones

Recuerdo mi niñez. Mi madre que en paz descanse, no dejaba el nido ni aunque lloviese. Éramos tres hermanos, aunque yo era el más inquieto. Le sacaba la comida a éstos.
Cuando mi padre –un rey para mi-, volvía de quien sabe donde, era ante mis ojos:
-El gran señor de los cielos.
Vivíamos en un acantilado.
Cuando se demoraba él, un halcón peregrino, mi madre se ponía nerviosa y como toda madre a veces, dejaba el nido.
Tenía que hacerlo.
Me contaban que antes, otrora era, cuando se conocieron, acostumbraban a cazar juntos. El era un rey y soldado. Ella su emperatriz.
La mayoría de sus presas no eran animales de tierra, generalmente eran aves pequeñas que desde a mucho mayor altura las atacaban a una velocidad sorprendente aturdiéndolas. Muchas veces eso era suficiente para matarlas. Otras no.
Tenían su técnica.
Con su cola angosta y una envergadura de 1.20 metros,  mi progenitor hacia un gesto con sus alas indicando a mi madre la presa por encima de ella. Era cuando se tiraba en picada, cual si fuera un misil cayendo desde lo alto.
Ella, desde abajo se desplazaba al unísono pero en sentido contrario. En el último momento, el, giraba todo su cuerpo sobre su presa al tiempo que ella se ponía boca abajo y con sus garras la apresaba.
Luego siguiendo una especie de baile, se dejaban llevar por los vientos alíceos. Mi padre cazaba en picada libre, mi madre por el contrario iba directo hacia arriba, girando en el último instante.
No había presas que se le escapasen.
Un día me caí.
Con toda la intención de hacer mi primer vuelo, me preparé. Apoyé mi cuerpo en el fondo del nido y me tiré al abismo.
Caí.
Con el corazón galopándome fuerte, mi madre con cariño, me sustrajo de una muerte segura, no sin antes regañarme. Había sido toda una caída libre desde 30 metros de altura.
Mis dos hermanos murieron.
Bien por debilidad, bien por que ahora estaban bastante crecidos y me estaban quitando rol en el nido.
Cuando traían el sustento diario, mis progenitores, yo era el primero en recibirlo peleándome con mis hermanitos.
Un día se gestó un aguacero. Llovía de costado y el viento nos sacudía por completo. El nido templaba.
Yo quería ser yo, el único, el que acaparara la atención de quienes me gestaron.
Ese día, el de la tormenta, fue como que el cielo me iluminase mi cerebro. Sabía lo que tenía que hacer. Tirar mis hermanitos por el barranco.
Lo hice.
Mis padres no estaban ese día.
No era que me considerase malo. No. Quería a mis padres sólo para mi.
Ahora ya más grande entendí que aquello que hice en su oportunidad, no lo podía controlar, -la agresividad estaba inmersa dentro de mi-. Y el risco, aunque tuviere a 60 metros de altitud, luego comprendí que era chico, por ende, el nido aunado a mis hermanitos me era insostenible en toda su extensión. Simplemente tenía que hacer algo.
Lo hice.
Cuando vinieron mis padres, no entendí porque motivo mi madre lloraba. Aunque mi padre cabeceaba, algo en él, -en sus ojos-, me decía algo. Un:
-Te comprendo hijo.
Mi madre me hecho.
No entendí el motivo, luego de mis primeros amoríos, comprendí.
Ella estaba de nuevo embarazada. Fue mi primer gran dolor, que sea mi madre quien lo que lo hiciere.
La expulsión.
Me hice mozo. Un gran halcón peregrino. Era joven  y con toda la vida por delante. Mis plumas destellaban con los rayos del sol cuando me deslizaba por las corrientes de aire ascendentes. El mundo debajo de mi era todo mío. Un mundo de exploración.
Me enamoré.
Me divertía entre riso y riso, entre giro y giro, a veces envolvente, otras en picada libre y casi rozando el suelo, me elevaba como si el diablo soplare sobre mis alas. Era feliz.
Un día haciendo mis piruetas en  el aire quise probar hasta donde era capaz de ascender. Fue cuando la vi.
Una hermosa y femenina hembra de halcón volando muy debajo de mí. Placidamente. Descuidadamente.
Ya había aprendido de mi padre la forma de cazar –afiancar la vista, acomodar la cola,  apretar bien las alas sobre mi cuerpo. Y caer. Caer en picada. A último momento hacer el giro apresando con las garras la presa,  para luego salir raudo hacia las alturas–. Yo lo había aprendido. No así, que hacer para seducir.
Sin saber, y enceguecido por ese andar sinuoso a trabes de las alturas, me tiré en picada sobre mi presa. Claro, era una hembra de halcón.
Fue un instante fugaz. Pero bastó. Me enamoré al vuelo.
Sobre el giro último, nos vimos los ojos. Quedé prendado. Casi la hice caer, -de hecho se sarandeó de lado a lado por el efecto del viento sobre ella-. Perdió altitud.
-¡Animal! –dijo.
Se recompuso luego de una sarta de disparates y se desvió de mí. La seguí.
En el trayecto cazé una paloma y se la ofrecí como una forma de reconciliarnos. De conocernos, mejor dicho. Ella desvió la mirada. Me mostró indiferencia, aunque luego comprendiere que eso es lo que hacen las féminas. No demostrar interés en el macho.
Otro  día la vi.
Ese día tuve que pelear con su padre, -un señor halcón peregrino–. Asustaba sólo verlo.
Ella desde su nido veía como se gestaba la contienda. En los aires, por su hija.
Su madre, la abrazaba con el ala izquierda, sutilmente puesta sobre su espalda. La de quien sería mi mujer.
Fue cuando pelee.
Y gané.

Ahora tenemos dos hijos, cual de ellos inquietos, preguntándome como la había conocido en un nido sobre un risco a 30 metros de altura.

Depredante

Cual halcón sobrevolando

los abismos de un mundo incipiente

inexplorado, virgen.. aún yaciente;

otea cual ave depredante

su riqueza.. como ansiando.



Usurero. ¡Eso!



En Internet, acosando.

En un mundo drogodependiente

del Tio Sam, de su normativa.. retente.

Silente o bien, dependiente.



Carroñero ¡Eso!

¡Este mundo!

Esta historia que os paso a relatar, –sus eventos y situaciones acaecidas por políticas de carácter hegemónico-, poseen consecuencias se extienden más allá del presente. En un futuro cercano. ¿Es qué acaso, su simiente se ha gestado en  el pasado?
¡¡Humm!!

Sus antecedentes.
La lucha por la libertad de expresión de los pueblos, la no ingerencia en asuntos de internos de éstos, genocidios en masa en nombre de la religión, de la independencia, la conformación de países soberanos, siempre han dado que hablar.
Palabras muy lindas expresadas con vehemencia se han suscitado a lo largo y ancho de la historia de éstos.
Libertadores.
Carne de cañón.
¡Eso!
¿Por qué? Intereses geopolíticos, riquezas propias de otros países, cercanos o lejanos, han llevado a lo largo de la historia a confrontaciones y más confrontaciones. Unos pocos, con ansias desmedidas  de poder, con sus arcas repletas de riquezas expropiadas de otros países, con gran poder en lo político, en lo militar, en el ámbito público, necistan más.
No le bastan.
Esos pocos, manejando la industria armamentista, colocando presidentes a dedo, eso si, obedientes a las normativas que éstos impongan juegan, cual si el Estado fuere marioneta manipulada por hilos invisibles, haciendo caer estados soberanos.
No es de ahora.
Es de siempre.
Así ha sido a lo largo y ancho de la historia de la humanidad.
Angurria.
Necesidad de poder.
Envidia.
¡Eso!
Llámese como quiera. Sus intereses están por encima del Estado, encima de los pueblos, de quien “gobierne”. Gobiernan, si éstos le permiten.
Poder, siempre poder.
¡Joder Tío!
No importa como se denomine. La libertad de los pueblos siempre ha sido manejada por poderes ocultos, que velan por sus propios intereses, que van más allá de una conjetura socio-política puntual. Mueven el hacer y el pensar de un Presidente, mueven fuerzas armamentistas cuyo fin es mantener el denominado“Statuo Quo” gestados por “esos pocos”. Protectores de su existencia, aunque también marionetas de éstos.
Fuerzas armamentistas que juegan un rol preponderante dentro de esas políticas gestadas por esos pocos. Ocultos. No dan la cara aunque uno se pueda imaginar quienes son. Hasta éstas, las fuerzas armamentistas, son títeres de de una élite conformada por unos pocos.
Pero no basta hacer caer Estados, por la necesidad de poder. Hay que intervenir en Internet.
Es hora.
Eso dicen.
Internet, un mundo cibernético.  Otro mundo.  Uno virtual. Uno donde el individuo es soberano, es Rey y Señor, es creador de de su propio imperio, gestor libertino de sus necesidades ocultas dentro de su propia esencia. Un mundo creado a semejanza de los intereses de cada quien. Es la voz del oprimido, del menesteroso. Un escapismo a la realidad que nos rodea, aunque su símil. Un espejo del real, donde la frontera entre la irrealidad y lo palpable es nula.
En algunos casos, claro.
También es un mundo que a pesar de ser virtual posee todas las  connotaciones del que a diario vivimos. Hacemos negocios, lloramos, reímos, intercambiamos nuestra vida social por una virtual.
¿Por qué?
Necesidad de expresión, voces acalladas que intentan decir: “aquí estamos. Somos. Existimos”. Que de otra manera no podrían demostrar su existencia.

Internet.
Sinónimo de expresión libre, de pensamientos y sentimientos, de emociones fuertes y débiles. Sinónimo de libertad, de aquello que en el mundo en que vivimos, sea por las leyes de la Sociedad que se nos impone, sea por seres hechos para vivir en comunidad,  por propio desgano quizás, o bien disconformidad por el que nos toca vivir, nos insertamos en ese mundo creado por computadoras cual si fuere una tabla de salvación. Soy libre, Libertad. Soy dueño de mis propios pensamientos, que lo comparta o no con mis coterráneos, es cosa mía. No de otros.
Creo castillos de la nada, creo mi propio mundo virtual, mi burbuja que me mantiene a salvo de los avatares del que nos imponen.
Ese, el de nuestra Sociedad.
Pero decir que Internet es sólo para sociabilizar, en donde ocultarnos de nuestros pesares, o de nosotros mismos como raza humana, es decir una banalidad.
Así como se creo para ser libre, también están esos pocos, que ven un plantío nuevo para cosechar. Se conforman negocios, sociedades virtuales a semejanza de la real. Sociedades que traen consigo todo lo que en lo real posee, desde envidia, necesidad de poder, manejo de mazas, etc.
Se necesita controlar Internet. Es un ente anárquico, un ente creado para escaparse, para informarse, para opinar.
Peligro.
Cuidado.
No importa si nació libre, no importa si el internauta quiere seguir siendo libre.
Es otro mundo.
¡Hay que conquistarlo!
Es un peligro, una amenaza que esta dirigida a los intereses de esos pocos que hacen caer Estados, los que imponen otros a ultranza.
Los grandes empresarios cinematográficos, se sienten vulnerables, derecho de autor, empresarios independientes que ven una veta de donde especular y sacar provecho. Necesidad de vivir, de existir.
No es posible que otros logren lucrar, que la torta se comparta.
¡No!
¡Definitivamente no!
Todo es para uno  -es mío, me pertenece-, malditos libertinos. Que será de pobre Bill y su Microsoft sino se firma el ACTA, no si sale el PIPE, SOPA. Que será para las Productoras de Cine si otros como Cuevana buscan parte de su pastel. GNula, por ejemplo.
Servidores repletos de contenidos, Sitios Web, anárquicos. Pero, ¿anárquicos desde el punto de vista de quién?
No es de ahora el querer controlar Internet. Desde que ésta nació, es una amenaza para esos pocos que sienten que sus arcas repletas pero nunca llenas del todo, puedan ser vaciadas. Perder poder sobre las mazas.
¡Nunca!
¡Jamás!
Aunque el Infierno se enfríe.
¡No!
Para no perder la costumbre comenzamos otra guerra, la primera en un mundo que hasta ahora no la conoció. Internet, la última frontera. Adiós Magaupload, adiós Cuevana, adiós Gnula, adiós la libertad de expresión, Olvidaos de la libre información. ¡Joder!
El mundo es y ha sido siempre una porquería. Siempre lo será. Ahora es el turno de Internet. Control sobre el conocimiento. Debe estar en manos de esos pocos, como ha sido todo.
¡Joder!
¡Carajo!