Observantes

–¿Vendrá? – mencionaba un hombre de mediana estatura– hace frío.
–¡¡Ya!!–le respondía su compañero un tanto más alto que el primero–Observa.

Un tiempo después, cruzando una intersección de rutas en medio de la noche y el descampado, un camión de 18 ruedas le pasaba por encima a una Harley Davinson que atinaba a cruzar a esa hora por aquel lugar desierto.

–¿Viste que vendría?
–Si.
–Vámonos.

La materia física de los mismos, comenzaba así, tornándose más traslucida a medida que ambos se desvanecían; tiempo en que.. sus cuerpos astrales iban adquiriendo forma en otro estadio de la misma.