The Messenger

“The Messenger” film escrito y dirigido por Oren Moverman (guionista de “FACE” año 2002); aborda el trabajo de aquellos soldados cuya misión es dar la noticia del fallecimiento de quienes revisten armas a sus familiares. Un tema complejo por cierto, pues describe sin tapujos lo que se debe pasar, por no demostrar emociones de condolencias hacia dichos familiares que entregaron a sus hijos al Ejército.
Este film sustenta toda su trama en dos personajes muy importantes y con puntos de vista dispares respecto al modo como la Armada debe notificar sobre sus caídos en acción.
Por un lado tenemos al sargento Will Montgomery interpretado por el actor Ben Foster (Charlie Prince en "3:10 to Yuma"; AJ en Blink) y por otro, el del Capitán Tony Stone interpretado por el actor  Woody Harrelson (Charlie Frost en “2012”; Tallahassee en"Zombieland")
El Sargento Mongomery es asignado al Equipo de Notificación de Bajas luego de haber sido condecorado como héroe en una incursión militar en el cual éste estaba a cargo; por su parte el Capitán Stone es el asignado a enseñarle en consistía el trabajo.

Su trabajo consistiría en notificar únicamente, nada de Dios y Paraísos, se trataría de carácter; ha habido soldados que sólo tenían que notificar únicamente y han tirado todo por tierra: han llegado a decir mal la dirección o el nombre.. demasiado lagrimas. Es un trabajo donde se necesita hombres con estatura sólida.
El trabajo asignado implicaba cumplir ciertas reglas como ser: una baja, implicaba un soldado asesinado, herido, faltante, atribulado o asediado. 

Jamás se debe decir cosas como “perdido” o “ya no está más entre nosotros” simplemente porque las personas no entienden. Hubo un caso donde un soldado le dijo a una anciana que su hijo “ya no estaba con nosotros”; la mujer creyó que había desertado y en la actualidad se le considera traidor.
El que debe dar la noticia sobre el fallecimiento un soldado a un familiar tiene que ser claro: asesinado o fallecido, jamás deberá decir “difunto” o “el cuerpo”. 
Se llama a cada baja por su nombre y por ello es que se les debe honrar.
Un integrante de éste equipo no debe hablar con nadie, parientes cercanos, amigos, vecinos ni amantes. La hora de operación es de 9 de la mañana hasta las 10 de la noche; no deben despertar a nadie en la noche.   
Dar esas noticias al amanecer no es una buena forma de empezar el día. Si el pariente cercano no estuviere presente el notificador simplemente debe retirarse, no debe esperarlo. No se ocultan, se regresa después.
No se debe tocar al notificado, evitar todo contacto físico con éste.
La persona que hace ese trabajo representa la Secretaría de la Armada; eso de sentir, de dar un abrazo.. no.
Estos, deben entregar las noticias dentro de las 24 horas, tras la identificación positiva. Deberán competir con CNN, CBS, soldados con celulares o cámaras web. Siempre deberán estar un paso delante de todos ellos. No se debe decir “buenos días” o “buenas tardes” eso, sería ominoso ya que las noticias no tienen nada de bueno.

A los  familiares se le dicen que se preparen, cuando sus hijos van a la guerra, pero en realidad cuando debe ir todo son banderas, aplauden. Se preparan los mapas, se estudian estrategias, se recibe opiniones “informadas” y las balas vuelan, los soldados mueren y todo es un “shock”
Un film cuestionante donde se debiera mostrar  todos los funerales por televisión en vivo y el Presidente, cada tanto debería mostrarse un poco más.