Hastiante vacío

Vivías en un mundo de ilusiones rotas, donde la vida daba un salto entre aquello que ocultabas, y lo que querías ser.
Y así.. dejaste un vacío que mora en el alma; una distorsión adictiva y hasta carenciada cual un puzzle emocional, gestor de un afecto hastiante como roñoso. Fue cuando todo se iluminó.
Lo otro ocupo su lugar; no te diste cuenta del cambio del tono de voz, la postura física, ni los ademanes. Simplemente.. te poseyó.
Urdiendo.. entre palabras hirientes, temores perniciosos, frases dichas, entredichos inexplicables, donde el amor y el odio en una compaginación total se solapara.