Paradoja del segundo

El beso duró una eternidad.