¡¡Martillo..Uff!!

¡¡Dejá de machacarme la cabeza!! –El clavo le encrespó–, ¡¡Siempre estas maltratándome!!