Liberaos


Dadme de aquello que mi sed se atiborre;

liberaos de las cadenas que en vuestra
alma yaced. ¡Basta!

Romped vuestra ansia;
liberadla ante que ello os torne
más recatada de lo que sois.. ¡Migradla!

Decid -soy impúdica- dejad que beba
de tu ser; cual cascada fuere
mi simiente sere.
¿Reitera?

¡Blasfemia!
Controlaos ante
que os desboquéis cual potro.. ¡Bestia!

Dominaos, ¿no veis la hiedra
que si acaso more?

Dadme de aquello que mi sed se atiborre.