¡Caray!


Sentiste erizarse la piel cuando ella lamió tu lóbulo de la oreja; hasta ese punto habíais resistido el embate, pero, cuando te percataste de un pezón apoyado sobre tu espalda, y ya entregado al placer inminente.. te despertaste.