No tan esquivo

En principio cayó como  una ráfaga  sobre ti, pero ni pensaste siquiera a que se debía, sólo viste imágenes al vuelo. Luego, no fue tan esquivo; tu cabeza detonado a causa de un efecto emocional.