The Tree

The Tree de Julie Bertucelli con Charlotte Gainsbourg, Marton Csokas y Aden Young, fue presentada fuera de competición en la ceremonia de clausura del Festival de Cannes 2010.
La película es una adaptación de la primera novela de Judy Pascoe "Our Father Who Art in the Tree".
Tras encarnar la versión más atormentada del luto en la salvaje 'Antichrist' (Lars von Trier, 2009), Charlotte Gainsbourg pone su más susurrante fragilidad al servicio de una nueva pérdida, la de su marido en la ficción, en la delicada y comedida El Árbol. Y no es que este relato de negación y aceptación de la muerte, depresión y resurrección, carezca de potencial dramático.




A los 5 minutos de El árbol, Peter (Aden Young), el padre de cuatro menores y esposo de Dawn (Charlotte Gainsbourg), descrito hasta ese momento como una buena persona, fallece de un ataque al corazón. A partir de ese momento, se va a pique la estabilidad de la familia, que tiene que enfrentarse a la pérdida y tratar de seguir adelante. Dawn y la pequeña Simone (Morgana Davies) encuentran consuelo en la enorme higuera que hay junto a su casa, dirigiéndose al fallecido como si estuviera allí. 


La cosa es que el árbol, por algún extraño motivo, empieza a destruir con sus largas raíces la estructura de la casa.
Junto a la protagonista Anticristo y Melacholia de Lars Von Trier, intervienen junto a ella: Marton Csokas y Aden Young presentan una historia bonita y tierna que nos lleva a una casa lejana donde una madre vive con sus cuatro hijos. El árbol se desarrolla en formato de fabula convertida en un drama familiar que va a transformar la vida de esa apacible familia y traumatizar a una de sus hijas que está convencida de que su padre sigue viviendo transformado en un magnifico árbol después de su muerte.



Todo aquel que se haya sentado alguna vez a los pies de un árbol y haya escuchado el rumor de sus ramas mecidas al viento, entenderá de inmediato la base argumental de El árbol, una coproducción francesa y australiana que este viernes llega a nuestros cines.
No es un filme para todos los públicos, como se puede ver, pero afronta un tema triste desde una perspectiva diferente, cargada de simbolismos.



Al árbol se añade la decrépita casa en la que viven y las propias raíces de la higuera, que amenazan los cimientos del hogar. Además, la cinta comienza con una secuencia en la que se puede observar el traslado de una casa montada a través de las carreteras de Australia, lo que remarca la inestabilidad o el tránsito que retratará esta producción.

Basada en el bestseller de Judi Pascoe, "El árbol" nos ofrece un marco único para analizar la relación materno-filial que se da entre la reciente viuda y la hija más pequeña. 



A pesar de contar con una interpretación excelente y una fotografía inmejorable del paisaje rural australiano, el guión puede parecer demasiado sentimental y algo previsible.