El Exorcista

–Entonces el exorcista es convocado  para averiguar si el individuo está poseído o no. –El obispo que impartía la clase quedaba pequeño ante la gran pantalla de televisión que tenía detrás de sí– Normalmente las señales de posesión son sutiles.

–.. de posesión son sutiles –Con la mano derecha, la cual poseía un control remoto cambiaba la escena, para luego mirar a sus alumnos– retirada social, indiferencia, temblor persistente de un miembro.

–.. temblor persistente de un miembro –La imagen que se mostraba en la pantalla de cine era muy elocuente. Una mujer en Alemania en un proceso de exorcismo que duró ocho semanas, hasta que el demonio la liberó; se apreciaba el cura que lo hizo instantes del rezo final: sus mandíbulas en un instante fueron dislocadas mientras rezaba al Señor. – No hubo ningún contacto físico con ningún objeto, ni tampoco con ninguna fuerza física.

–.. ni tampoco con ninguna fuerza física. –El obispo dejaba sobre la mesa que tenía delante el control remoto con la escena detenida detrás, se detuvo un momento para que las imágenes hicieran efecto en  la psiquis de sus alumnos y prosiguió– Los demonios son soldados. A menudo obran en grupos, como si fuera un escuadrón infectando a la víctima.

–.. como si fuera un escuadrón infectando a la víctima. –Ya para ese entonces caminaba a través de la pasarela que separaba el Anfiteatro en dos. El silencio era mortal– El  trabajo de un exorcista es determinar el números de demonios poseedores, sus nombres o algo que ellos protejan con suma intensidad.

–.. o algo que ellos protejan con suma intensidad. –El disertante iba mirando uno a uno la cara de sus alumnos, que no dejaban de hacer lo mismo .– Y cuando el exorcista tiene sus nombres, entonces, es cuando comienza a ejercer control sobre la entidad para expulsarla.

–.. es cuando comienza a ejercer control sobre la entidad para expulsarla. –Ahora el obispo a cargo de la disertación estaba de todos y mostraba otro caso de exorcismo– La mayoría de las señales identificables de una posesión son: la reacción negativa a objetos sagrados como ser, crucifijos, agua bendita.

–¿Disculpe padre? –Una estudiante mencionaba– ¿Y si deliraba que estaba siendo poseído?
Pregunta en clara referencia, a la reacción de un hombre ante un crucifijo puesto sobre su frente.
–.. ¿Y si deliraba que estaba siendo poseído? –Esta, señalaba la figura estática de un hombre gritando a consecuencia de un crucifijo ubicado en su frente. Figura por cierto detenida– ¿No hubiera reaccionado de la misma manera?

–Es muy fácil confundir una enfermedad psicótica con la posesión –Quien estaba a cargo de impartir la clase respondía en consecuencia– Depende del exorcista, discernir respecto a la diferencia.

–.. Depende del exorcista, discernir respecto a la diferencia. –Ya no existía ninguna imagen en la pantalla de televisión. El cura dejaba calar hondo esta aseveración – Hay muchas maneras de hacerlo. Por ejemplo, los esquizofrénicos paranoicos no están conscientes de que están siendo engañados.

–Ni tampoco los poseídos si están siendo poseídos ¿no? –Menciono yo. – Al igual que los esquizofrénicos pueden manifestar habilidades repentinamente.
–El hombre en esta cinta es alemán –La imagen del hombre con un grito ahogado cuando el exorcista le ponía el crucifijo en su frente, aparecía de nuevo tras el disertante– ¿Cómo es que espontáneamente habla ruso?

–Como un chico en Africa fue encontrado a 400 millas de su hogar –Replico yo– diciendo que fue secuestrado  por alienígenas. ¿Estaría mintiendo?

–..¿Estaría mintiendo? –Yo lo miraba fijamente al Obispo que a su vez mantenía clavada su vista en mi – ¿Por qué debiéramos llamar loco al alemán? ¿Por qué cree en Aliens y no en Dios?

–No estamos aquí para examinar la religión –El obispo se sentía un tanto molesto pero no lo manifestaba públicamente. El Anfiteatro estaba en silencio total– El objetivo de éste curso es lidiar con un fenómeno a través de la fe. Nos vemos de nuevo el próximo jueves, la clase terminó