Sensaciones inmateriales

Se sentía y de igual forma se veía como mirando a través de un globo, en tanto que su conciencia vagaba. Su cuerpo se me antojaba como una piedra... sin embargo era mi propia sustancia física, pero en posición fetal.
Para describir mejor la sensación, diría que se asemejaba a la imagen obtenida por un cameraman profesional, en tanto, mi alma se desprendía de mi físico desnudo.
En principio no entendí lo que estaba ocurriendo ya que había estado durmiendo pese al intenso calor de la noche, pero algo motivó que adquiriere conciencia, salvo ello, todo parecía estar igual al momento en que me acosté. Sin embargo la toma de conciencia de éste, mi nuevo estado, vino a posteriori de lo que describo.
Luego de un tiempo que por su naturaleza yo lo sentiría como indeterminado, recibí el llamado de retorno, donde el espíritu se amalgama con su contraparte física lo que me generó una importante arritmia.
Durante todo ese lapso de sensaciones estuve en medio de una transición entre lo material y lo espiritual.
De pronto mi llamado corpóreo me llegó en forma de pequeñas gotas de sudor que  empapaban mi fisonomía desnuda; las sábanas de la cama se habían convertido en mi segunda piel. Fue ahí, que una bocanada de aire caliente se deslizó laringe abajo quemándome por dentro.
Pero, gracias a Dios solamente fue un sueño, ¿Lo fue?