Por despiste.. ¡Infiel!

Una lengua cual  infiel,
paladeaba encrespándote
tus poros con gran despiste
libando el cuello; así fuiste
pausadamente entregándote
a un hábil y astuto infiel.

Con gran desnivel
en los brazos de él, por despiste caíste.