Eva y Lola

Es la historia de Eva (Celeste Cid) y Lola (Mariela Vitale), dos amigas muy intimas que comparten el mismo trabajo; si bien poseen dos historias disímiles las unen un pasado que las marcó,  una es hija de padres desaparecidos, la otra de adoptivos aunque conozca la verdadera abuela Asusena (Livia Fernán) luego de la dictadura argentina.
Este film explora la política seguida por los militares ante mujeres de sediciosos o supuestos sediciosos,  que hacían con estos bebes . Aclarado esto cabe analizar el comportamiento de éstas mujeres donde Sabrina Farsi, maneja como ejemplo de miles de mujeres que han pasado por situaciones de semejante tenor.


Luego de una obra musical  Eva (Celeste Cid) le dice a Lola (Mariela Vitale)–Yo nunca te lo garantizo, pero vos después de éste numerito se te van a tirar todos encima. Si queres, te apuesto algo –haciendo referencia al trabajo que desempeñara ante el público.


Lola (Mariela Vitale), en su mente mantiene vigente la imagen de su padre, que había sido asesinado por los militares en su época –No de verdad gracias, tengo que ir a comprar algo por navidad a mi viejo, y no tengo ni idea que regalarle. Se te ocurre algo?

Otro aspecto de lo que sucede por la mente de Lola (Mariela Vitale), es cuando habla por teléfono convencida que lo hace con su padre: –Yo siempre te tengo que llamar y vos no lo haces nunca; no es un reclamo, yo se como me pongo pos estas fechas.



Es interesante mismo la conversación que para Lola (Mariela Vitale) es real, cuando Sammy (Willy Lemos) quien cuida de ella, el cual pasó por el flagelo de la tortura producto de  la política del momento, un Sammy (Willy Lemos) que en su instancia fue el mejor amigo del padre de Lola (Mariela Vitale), la escucha hablar sola –Escúchame mañana es año nuevo y ya se  que cumplí años, pasé el colegio parece que sería lindo que pases un ratito por casa, aunque tan solo sea para el brindis.

El primer acercamiento con la dictadura militar, donde hubieron desaparecidos, torturados se da cuando “El Oso” (Jorge D'Elía) aparece en primera plana en un diario local. El denominado Oso Jorge D'Elía, fue represor del ESMA intentando suicidarse cuando se desempeñaba como torturador en el Centro clandestino de la Escuela de Mecánica  de la Armada (ESMA)  ingiriendo una dosis de veneno.


 Si por un lado tenemos a una Lola (Mariela Vitale) sin padres, vemos a una Eva (Celeste Cid) adoptada desde bebe; por lo que cree que padres adoptivos son sus progenitores y los considera como tal. Su infancia ha sido buena teniendo a su padre internado a consecuencia de los efectos de las palizas efectuadas durante la dictadura militar.

 

Eva (Celeste Cid) quiere hablar con el juez para de esa forma demandar al Estado, pero quien fuere su padre adoptivo quiere que se enfríe un pocos las cosas, éste su padre, quiere que Eva (Celeste Cid) entienda un poco más a su madre que en la actualidad se encuentra sola.
Vemos las abuelas de Plaza de Mayo representada por una abogada a la cual asiste Lola (Mariela Vitale) para saber la verdad sobre su pasado y por ende el de su amiga Eva (Celeste Cid) Según esta representante la persona que más datos aporto y colaboró en la causa de los desaparecidos durante el proceso fue Alma (Victoria Carreras). Alma (Victoria Carreras), una chica muy sufrida, cuando tenía 10 años cayó a la casa de su padre  con un bebé recién nacido en sus brazos.

Alma (Victoria Carreras), conoce a ambas mujeres pero nunca le contó nada a Lola (Mariela Vitale), pues para ésta sus padres eran sus padres aún adoptivos que por supuesto, Lola (Mariela Vitale) no sabe, si Alma (Victoria Carreras).
Alma (Victoria Carreras) en un momento dado encontró una carta escrita a mano que la hacían hacer a las embarazadas durante la dictadura para supuestamente entrar en la familia; familia adoptiva por supuesto. Era Lola (Mariela Vitale).
 
Esa carta estaría en la causa judicial pero su original en manos de Alma (Victoria Carreras). Esa acción conformaba parte del morbo, donde el bebé sería el botín de guerra y la carta el souvenir.

EVive enfrente de Lucas, expendedor de mercaderías, en lo que sería una casa rosada.

Se sienten atraídos entre si. En su primer encuentro le dice que quiere hablar cosa que Lucas (Juan Minujín) no tiene problemas de hacerlo pero debe haber un tema por no lo hay; le dice que quiere comprar cigarrillos (5 cajas) y una botella de champagne que cuesta 50$ en vísperas de noche buena. Luego le pide preservativos, de sabores tales como frutilla, manzanas, lubricados.
A  la hora de pagar le dice a Lucas (Juan Minujín) -¿Y si te pago con sexo? Un chiste.
Lucas (Juan Minujín) le responde –Feliz navidad chiquita.
-Chiquita la debes tener vos – Y se ríe en la calle. Poco a poco nace el amor entre ellos. Lola piensa que la adoptaron pero en realidad la apropiaron siendo bebé

 
sobre el final le entrega la carta a Eva, carta que desconocía. En ésta decía, “te llamamos Victoria, refiriéndose a Eva, estando su padre en una celda al costado. Pase lo que pase este ratito que estemos juntos perdurará para siempre en mi corazón y ojala en algún lugar de tu memoria estén rodeados de tus abuelos, de nuestros con la película que traigo para ser analizada analizada se denomina “Eva y Lola” su origen es argentino, y no es nueva, la película data por junio del corriente año lectivo, 2010. En principio cuando comencé a verla lo primero que me llamó la atención fue la puesta de escena musical cuyo contenido esta enmarcado en el del aspecto emocional.

Este film ha sido dirigido por Sabrina Farsi, siendo filmada en Buenos Aires y el distrito federal.


La propuesta que trae Sabrina aborda los efectos de la dictadura militar en Argentina pero encarado como compañeros, que éstos sean tus hermanos y que en cada abrazo de ellos te hemos de estar abrazando mama y papa.”