Resident Evil - La saga continúa

El dominio de las grandes corporaciones y su ansia de poder, es algo recurrente como tema en “Resident Evil”, una película que estuvo bien en su primera parte, pero no ahora, ¡por favor! La cuarta etapa de este film.
Me hace pensar que estamos ante un estilo de “Harry Potter” o “El Señor de los Anillos” uno, de características épicas, aventuras, misterio y por que no magia, otro, ya de marcada connotación apocalíptica.
En el caso de “Resident Evil” cuando vi su primera parte no pensé que tendría continuación; la segunda parte aceptable, pero ¿continuar con ello? Ahora estamos en la cuarta parte “Resident Evil – Afterlife” y continúa una quinta o una sexta.
Es ¿qué no se cansan los Directivos de la Pantalla Grande de exprimir el tema?



Una Corporación, Umbrella, que continúa como si un virus se tratare insistiendo en su permanencia a costa de convertir a los humanos en una especie de zombies por la sopa de virus experimentales altamente peligrosos para la raza humana.
Una heroína con poderes sobrehumanos producto de dichos experimentos, que busca la derrota de dicha Corporación.



Cuando comencé a ver la versión Afterlife” de “Resident Evil” sinceramente pensé en otra cosa, en el final de esta saga apocalíptica, no en que intentaría seguir estirando la cuerdita con algo que en principio fue novedoso, no, por el tema de la extinción de la raza humana cual la conocemos, sino por el manejo de los efectos especiales.




Aclaremos, me encantan los efectos que le dan a las películas, no estoy en contra, lo que si considero que en demasía la película pierde lumbre. ¿Qué quiero decir?
Los productores de éste tipo de sagas, resaltan más el hecho de los efectos especiales que en la trama o lo que de ella se extraiga.
“Resident Evil” a mi juicio, sin esos caracteres reseñados, y nos limitásemos a su trama sería algo pobre y nunca hubiera tenido posibilidad de llegar a lo que es ahora.
¿Cuándo se darán cuenta que la archienemiga de Corporación Umbrella”, no sería lo que es sin esos efectos, ahora con la característica 3D.


En la versión “Afterlife” Milla Jovovich, se luce de una manera exagerada. Me hizo acordar a Angelina Jolie en “Salt”.
Salt, fue una película para hacer relucir Angelina; en el caso de “Resident Evil, en cualquiera de sus partes la que se luce es Milla. No creo que sea una película que amerite demasiado comentarios.