Voces en grilletes

Cercenen las voces de corazón
acallen el trineo del hornero
talen siseo de la sinrazón
no otorguéis libertad al moralero.

Entre los murmullos de la floresta
y el runrun silente de la natura
entre el cuchicheo de una hoja rota
tu ser pide piedad, detente, para.

No os dais cuenta si acaso del omiso
del "sin voz", del que vive lo que dejáis
tan ajeno a tu moral, andrajoso
falto de amor por lo que dejado habéis.

Que no calle la voz de la razón
que la conciencia nunca se abstenga
que nunca florezca la sinrazón
el sentido hacia el prójimo mantenga.