Comer, rezar, amar

“Comer, rezar, amar” película dirigida por Ryan Murphy, guionista de la misma es un drama existencial donde su protagonista principal Liz Gilbert, interpretada por la actriz Julia Roberts, que por lo que vi de la película y versa su trama estimo que puede lograr un oscar a la mejor actriz de reparto.
En relación a esto  último, su trama, gira en torno de la búsqueda de su “Yo” desequilibrado por diferentes causas, pero que lo lleva a un viaje por el mundo para lograr la armonía de su ser.
Si bien todo su trabajo, su vida amorosa, amistades, indicasen que estuviere en armonía consigo misma, no es así.



Rápidamente su director nos introduce ante un alma en conflicto consigo misma, inconformista por naturaleza, donde si bien su casamiento siendo muy joven  en principio le sienta bien, pasa por distintos estados emocionales que conllevan la separación de ésta. Entre un divorcio que no se quiere dar pero que termina en ello, Liz, una escritora de renombre en el medio en el cual se desempeña, decide dejar su vida acomodada, como así sus amistades, embarcándose por una travesía a traves del globo terráqueo donde pasa por países como Italia, India, terminando su travesía de un año en la Isla de Bali.
 
Si bien en principio todo el inicio de la temática tras ésta trotamundo se centra en la Ciudad de Nueva York, cabe mencionar  que la historia comienza no en dicha urbe sino que comienza y termina en el mismo lugar, Bali.
Una historia humana donde la exploración interna de su ser pasa por los lugares que ella va en busca de “su verdad”.
Es interesante el papel de Nyomo interpretado por I. Gusti Ayu Puspawati que cumple la función de un guía espiritual para Liz. Al principio de todo le obsequia una especie de mándala pero cuyo contenido, una figura humana con 4 pies y un aro en su cabeza, simboliza viajeros que andan por el mundo entre un estadio de vida y otro. 

También dicha figura posee otras interpretaciones esotéricas no solo la de un individuo que posee  los pies en este mundo pero al mismo tiempo en otro sino que simboliza la búsqueda de la armonía entre lo que dicta su corazón y su mente, estando éstas desfasadas. Asimismo le augura dos matrimonios: uno corto y uno largo, como así la pérdida de todo lo económico pero que lo recuperaría luego cuando conociera una persona.



Esta película podría  como dice el título leerse en tres partes, aunque su pasaporte posea 49 visitas a distintos países tanto europeos como asiáticos.
El comer esta relacionado como interpreta las distintas culturas, el acto de comer y amar; la norteamericana, en comer veloz, comida dígase chatarra, la italiana, en contrapartida a la neoyorkina el sabor del deguste como el disfrute de estas por sus aromas, distintos según que parte de la Italia toscana se trate. 

Vemos en esta etapa de la película una Liz perdida entre lo que dejo en Nueva York y lo que descubre en Italia cuyo centro de diálogo no esta basado en  lo que se dice sino en gestos.

En lo que se refiere al rezar. En Asia, en particular India, descubre otra forma de cultura que la lleva a descubrir las distintas formas de meditación. El sentido del meditar, como así la creencia que Dios esta en cada uno de nosotros, los humanos, y que no es necesario ir a una iglesia, sino cultivar la mente y el corazón para mantener en armonía los 5 chacras que controlan el cuerpo y la mente. Que Dios no le interesa que la procedencia, de que cultura o raza étnica uno es, sino que son pruebas donde le ser humano debe descubrir el sentido  y por que motivo las fuerzas superiores nos las dan.

En cuanto a lo último. Se refiere al hecho de descubrirse como esta uno hecho, de que materia  esta forjado y para ello debe volver ante su guía espiritual interpretado por  I. Gusti Ayu Puspawati que la conducirá por un camino de redención y perdón espiritual, en su camino ésta lo debe ayudara escribir sus memorias en inglés. Es aquí cuando conoce a su verdadero amor, y la esencia  de éste, lo que conlleva un amor maduro al conocer por accidente a un brasilero, trotamundo como ella al igual que Liz dejó su vida en Barsil por motivos prácticamente similares. Lentamente ambos van redescubriendo el amor y forjando una relación que los une.

Es de mencionar que los viajes a trabes de esa búsqueda de redención va acompañada de un descubrimiento de distintas facetas desconocidas de Liz, pero también válida contrapartida,  la persona con quien comparte el amor en plenitud. Ambos, por distintos motivos, con sus temores y miedos.