Oceano de fuego

Toda una leyenda en su época y para el tiempo ha sido y sigue siendo FRANK T. HOPKINS, un vaquero que alguna vez luchara dentro del ejército americano, pero cuyas proezas se hicieron sentir mas bien como parte del binomio junto con su caballo pinto llamada “HIDALGO”.
Film de aventuras que a comienzos del siglo XXI intenta rescatar la fórmula de los entretenimientos hollywoodenses de mediados del siglo XX: un héroe invencible, escenarios exóticos, épocas pasadas, grandes presupuestos.

"Hidalgo" Es una aventura épica de acción y un viaje de redención personal de un hombre. Una increíble historia auténtica vuelve a la vida cuando el más grande jinete del oeste americano se enfrenta con los mejores jinetes y caballos árabes del mundo. Esta película fue duramente criticada por medios y especialistas por basarse vagamente en la vida del jinete Frank Hopkins, a su vez acusado de haberse forjado un prestigio de leyenda inventándose aventuras de las que no hay evidencia histórica. 





El motivo principal y casi único para ver Océano de fuego es Viggo Mortensen. Para mucha gente, sobre todo damas, con verlo es suficiente; para un espectador menos entusiasmado por los atributos físicos del actor, y más interesado en la figura sobre la cual está basada la cinta, Frank T. Hopkins, una leyenda del viejo oeste, la cinta tendrá sus asegunes.

Primer protagónico de Viggo Mortensen tras su rol de Aragorn en la trilogía de El Señor de los Anillos. En un rol secundario de un sheik árabe aparece el veterano actor egipcio Omar Sharif.

 
La carrera conocida como el Océano de Fuego, que se celebró todos los años durante siglos, era una prueba de supervivencia de 3.000 millas por el desierto de Arabia y constituía un reto que sólo los mejores caballos árabes podían superar, la raza más pura y noble, propiedad de las poderosas dinastías reales. En 1890, un rico jeque invitó a un americano y a su caballo a participar por primera vez en la carrera. Frank T. Hopkins era un cowboy y un jinete de expediciones perteneciente al cuerpo de Caballería de Estados Unidos declarado el mejor jinete de la historia del Oeste.

 
El jeque quiso poner a prueba sus pretensiones, enfrentando al jinete americano y su caballo, Hidalgo, contra los mejores caballos árabes y los mejores jinetes beduinos -algunos de los cuales recibieron órdenes de impedir que el extranjero consiguiese terminar la carrera. Para Frank, en el Océano de Fuego no sólo estaba en juego su orgullo y su honor, sino también su supervivencia ya que tanto él como su caballo intentaban hacer realidad una hazaña imposible.

Si usted quiere ver a Viggo Mortensen, vea Océano de fuego, si quiere saber más de Frank T. Hopkins, mejor consígase su libro, se llama Hidalgo, como la película.