El pastel de boda

La  boda esta bajo control
Sus familias, no tanto


Hoy tengo para comentar “El Pastel de Boda” cuyo Director Denys Granier-Deferre nos entrega para divertimento de los cineastas un film que fue entrenado en mayo del corriente año en España. Nos entrega una comedia donde una familia aristocrática durante la boda de uno de sus familiares, se reúne. De distintos lugares del país, estos confluyen a un pueblito en la campiña francesa.




Sobre algunos personajes
Vemos un cura, Victor (Jean-Pierre Marielle)  que ejerce su función de tal en un pueblo perdido en la nada en medio de la campiña francesa. De golpe se ve su vida dada vuelta a causa de un casamiento, donde tanto quienes se casan como sus parientes  no son  asiduos del lugar, ni siquiera han venido a la última sesión de preparación.
Por otro lado una familia, variopinta por naturaleza, en un día primaveral, soleado se reúne para presenciar el casamiento de Vincent (Jérémie Renier) con Bérengère (Clémence Poésy).

Sobre la matriarca de la familia,  Maríe (Julie Depardieu). Su papel dentro del film es descollante. Una mujer que ya anciana requiere cuidados especiales, pero no hace caso a las recomendaciones del médico y menos,  el cuidado de sus hijas. Dos por tres se escapa a fumar un cigarrillo sabiendo que le tiene prohibido.
Madeleine. Protagonizada por Danielle Darrieux, una solterona que cuida a Catherine. Actúa en el papel de hija. Tremendo coñazo como diría Marie.

Vincent (Jérémie Renier) tuvo cierto amorío con Nathalie lo cual se entera Bérengère pero guara las apariencias ante la boda. Lo que no sabe, ésta última es que Nathalie le perdona que la haya dejado ya que considera que su esposa es mejor que ella y de esta forma se libera.
Tenemos a Hélène, cuñada de Vincent (Léa Drucker). Ella ha  soportado 12 años de matrimonio no muy bueno por y esta a punto de divorciarse. Pose dos hijos.
Alexandre (Christophe Alévêque) El hermano de Vincent. Un cascarrabias que cuando va en camino a la boda va  pensando en su trabajo. Le preocupa más el vehiculo que su familia.
Marie (Julie Depardieu). Soltera. Hermana de Bérengère Va acompañada con el primo de Vincent. Por su carácter ahuyenta a los hombres. La rebelde de la familia. Es puesta en la mesa de los solteros.
Agnes (Hélène Fillières). Le atrae Marie y busca como acomodarse en la mesa junto a ésta. En un momento dado se genera una escena lésbica entre ambas.




Sobre lo oculto.
Hay partes de la película que son dignas de mención como es la boda. Vemos a Marie, la matriarca que observa detenidamente a Victor, el cura poniéndolo nervioso. Víctor aparece como un personaje olvidadizo, donde las emociones guardadas muy dentro de él, afloran, máxime cuando tiene en sus dedos los anillos de bodas para casar tanto a Vincent como a Bérengère. Ese juego de anillos era con el que ellos, hubieran consagrado matrimonio. Una escena dentro de la Iglesia digna de recordar. 
Nadie lo quiere dejar entrar al castillo pero éste se la ingenia para hacerlo. Con cuestionamientos sobre las pruebas que lo somete Dios  Victor va a a ver a Maríe. Vicor por su época era guapo y seductor. No era cura por aquel entonces, aunque estaba en el Seminario. Lo habían hecho una sola vez en un campo de amapolas. Cuando Maríe supo que estaba embarazada iba a llevarle la noticia a Victor pero lo habían enviado a África a Costa de Marfil. Ella quedó devastada y su padre que era médico  quiso hacerle abortar pero se le escapó.
Le propusieron un arreglo para ocultar las apariencias ante la Alta Sociedad de Burdeos. Ella no fue feliz con el matrimonio, actuó como la esposa ejemplar acallando sus fantasías y ganas de vivir. Su esposo, un urso, un aguafiestas, pero si aceptó a Madelaine como su hija fue por el dinero de su padre. Madelaine heredó los ojos de Victor y cada vez que la veía reacordaba permanentemente a ese amor imposible.
Por su parte Víctor consagró su vida a Dios dejando a un costado el amor por Maríe.
Bérengère, hija de Madelaine termino siendo casada por su abuelo, el cura, Víctor.