Alejandro Magno

Alexander de Oliver Stone cuenta la vida de una de las más grandes figuras de la historia del mundo, Alexander, un conquistador que con 25 años había conquistado el 90% del mundo conocido. Pasado y presente colisionan para formar un puzzle de este protagonista, una historia de tragedias y triunfos en la que recuerdos de la niñez y el crecimiento del poder de Alexander se comparan con el crecimiento y última caída de un imperio. Desde su juventud movido por la gloria y la aventura a su solitaria y dudosa muerte, desde sus relaciones con su familia y con su vasto ejército y compañeros de Guerra, la película cuenta las crónicas del viaje de Alexander en convertirse una leyenda viva: un hombre que se aferró al ideal de que el poder tiene un destino.

 





La película "Alexander", del director Oliver Stone, ha reavivado el interés y ha suscitado una serie de libros, documentales de televisión y artículos de revistas sobre el joven guerrero que conquistó la mayor parte del mundo conocido en su época llevando sus ejércitos de Macedonia hasta Egipto y la India.
No es una película hecha para rememorar unos hechos históricos sino que es importante porque nos puede ser muy útil (así que muchos de las criticas de la peli relativas a la historia no sirven para nada) en realidad la historia como cualquier otra información o conocimiento no sirve si al final no se puede procesar y conseguir algo para el mundo en que vivimos). 

La película de Hollywood es una reflexión sobre un personaje, completada con dinero Europeo porque los usa no quisieron arriesgar (también miedo quizás) con un proyecto serio y riguroso, a los ejecutivos tecnócratas les va más el dinero fácil de los peliculones de siempre, el director reconoce no obstante que puede meterle la tijera a la película para conseguir que sea vista en DVD por mucha más gente que se la perdió en los cines americanos, hace bien, merece la pena hacer un esfuerzo para que las cosas importantes que trata en el film puedan llegar al mayor número posible de gente.





Los medios como de costumbre siguieron con sus esquemas de siempre, ridiculizando el film, por ejemplo, si bien sobre la película en si son muchas cosas las que me gustan como los fastuosos decorados, la representación de Babilonia, el maravilloso vestuario, un más que magnifico Bucéfalo, las interpretaciones de Val Kilmer como Filipo, el impecable trabajo de Anthony Hopkins como Tolomeo, o la siempre hermosa Angelina Jolie como Olimpia (además esta vez me gusta también su actuación como actriz, pero que adorable arpía) las formaciones de la falange macedónica, la más que acertada representación de la sexualidad de Alejandro, ya que al menos para una buena parte de las fuentes históricas hablan de sus predilección por los hombres más que por las mujeres, la magnificencia y generosidad de Alejandro, su emotividad errática la banda sonora y que cuenten lo bueno y lo malo de este gigante (que no de estatura) entre los hombres.
 


Por ejemplo, los comentarios de la prensa convierten, o intentar convertir para el espectador medio, a la madre de Alejando en una simple mala. Sin embargo ella fue la que cuidó, fabricó, protegió, defendió y entronizó a Alejandro, uno de los más grandes personajes de la historia por inteligente y sabio (la cultura “paleta” griega y Aristóteles, supongo que habrán tenido alguna influencia) a pesar de ser un simple jovenzuelo guerrero bravucón... Detrás de todo hombre hay una mujer y en este caso es su inteligente y luchadora madre (con los recursos que tenía una mujer en aquella época). Se ve también los malos tratos (para nuestros ojos del siglo 21) a que era sometida por el padre de Alejandro, escena importante es un feedback que recrea la discusión entre la creadora y Alejandro... La guerra, que sentido tienen las guerras. Creo que esto es uno de los puntos por los que Oliver Stone dice que Alejandro Magno es una película que merece la pena que llegue al gran público. La primera guerra que le permitió conquistar Babilonia al macedonio-griego deja ver la astucia del joven rey, y hay una escena importante en ver como apoya y arengan a las tropas, todos luchan por sus propios intereses, luchan por la libertad frente al enemigo más numeroso y mejor armado pero solo obediente y temeroso. 

Me recordó a Michael Moore en 9/11 Fahrenheit paseando a las puertas del congreso USA y preguntándole a los congresistas: “¿Mandaría usted a sus hijos a luchar a Iran?”. La guerra que le permitió a Alejandro conquistar Babilonia, una gran civilización, mucho más que la Grecia de esos momentos y que Alejandro tuvo la audacia de no destruir sino que intento asimilar, esa guerra, decía, fue una gran victoria pero Oliver Stone no olvido reflejar claramente la muerte y la destrucción que supuso... Y reflexionando: el barril de petróleo está a 40$ pudiendo estar a menos de 20$ (¡hijos de puta!), y hay una factura enorme (pudiendo haber acabado con el hambre en el mundo), y solo hay más violencia y destrucción.... y menos democracia y libertad...