12 trampas

Hoy tenemos para comentar una película denominada “12 trampas” cuya trama podría catalogarse de acción, thriller y porque no hasta policial; inaugurada en el 2009 en España es una de esas que nos dejan sin aliento. Por estas latitudes “12 desafíos”. Se entrenó el 11 de septiembre en los Estados Unidos.





























Una película llena de adrenalina filmada en ciudades como Nueva Orleand, Luisiana, trata el tema de un hábil delincuente muy escurridizo (Mike Jackson interpretado por Aidan Gillen) capturado por el agente del FBI en su primera instancia Danny Fisher, papel que hace el actor Jhon Cena, luego de una ardua búsqueda a traves de Nueva Orleáns por robo de misiles para la venta al mejor postor.

Hoy tenemos para comentar una película denominada “12 trampas” cuya trama podría catalogarse de acción, thriller y porque no hasta policial; inaugurada en el 2009 en España es una de esas que nos dejan sin aliento. Por estas latitudes “12 desafíos”. Se entrenó el 11 de septiembre en los Estados Unidos.

Una película llena de adrenalina filmada en ciudades como Nueva Orleand, Luisiana, trata el tema de un hábil delincuente muy escurridizo (Mike Jackson interpretado por Aidan Gillen) capturado por el agente del FBI en su primera instancia Danny Fisher, papel que hace el actor Jhon Cena, luego de una ardua búsqueda a traves de Nueva Orleáns por robo de misiles para la venta al mejor postor.

“Doce trampas” o “Doce desafíos”, implica para el agente mencionado un año después de la captura de Jackson, en el puerto de dicha ciudad la que lleva el fallecimiento de su esposa Erika Kessen interpretado en ésta ocasión por Taylor Cole.
El escurridizo Jackson escapa de la Penitenciaría Estatal y va en busca del agente que, según él, mató a quien fuere su esposa, Erika. La realidad es que al ser detenido por dicho agente, la mujer sale del coche luego y es atropellada por un camionero.


Sobre los desafíos
El primero trata de la explosión de su casa, la del agente federal, luego de que en una mañana, su esposa Molly interpretada en ésta ocasión por la actriz Ashley Scott llamase a un fontanero para solucionar un problema de plomería en el sanitario de su casa. Estando éste, como el agente mencionado dentro, recibe una llamada telefónica de Guillen que supuestamente estaba preso. A partir de ahí comienza una persecución impresionante dado lo limitado del tiempo que Mike Jackson le da.

El segundo desafío es el secuestro de Molly. Mediante la ayuda de un compañero de fechorías, su esposa que estaba en un ferry, ve el humo que sale de su casa, pero no lo interpreta de esa forma. Un extraño la engaña con el pretexto de hacer una llamada telefónica y es cuando al arribar a destino, el ferry, es puesta dentro de un maletero, segundos previos al arribo de todo el FBI.

Y así sigue un juego donde Dany Fisher debe correr, como es el caso que posee 15 minutos para llegar a la Casa de la Moneda de Nueva Orleáns y extraer dos cajas que hay en el lugar; en una de ellas hay una bomba, en la otra la siguiente clave.

Las vistas de la ciudad son impresionantes así como los efectos de las explosiones de distintos lugares. Vemos un FBI jakeado por un individuo que se las ingenia a escapar segundos antes.

Otro aspecto a resaltar es donde una de las claves, lo lleva aun viejo hotel, donde minutos atrás estuvieron Jacson y Molly en una habitación, pero la clave sigue sin ser descubiertas. Hay llamadas de teléfono donde ni el propio FBI logra con su tecnología rastrear.

Otras de las claves esta en un tranvía que circula por la  ciudad el cual queda sin frenos y el debe llegar y entrar antes. Los autos que van y que vienen, más los helicópteros policiales, con toda su tecnología no logran capturar al fugitivo.

En fin, es todo un thriller de acción que mantiene al espectador en la butaca, sin moverse. Cada segundo, es algo nuevo donde la tecnología que se muestra detrás del filme, es realmente impresionante.

Recomendable para aquel público que gusta de la acción donde las fuerzas del orden a pesar de toda su infraestructura es incapaz de lograr su cometido, esto es, capturar al brillante fugitivo.