No hay..

No hay días ni noches, soles ni lunas;
no existe la risa ni el llanto que una
lo que no se puede, ensamblar en una
única esencia, lo que una vez fuimos.

No hay fuerza que sustente lo posible,
ni la fuerza del mar ni el viento, nunca
ni juntos, ni con la ayuda del cosmos,
lo nuestro se torne realidad.

Ni el fragor de dos hogueras podrá
fraguar aquello que una vez unió.
Fuimos una vez dos almas gemelas.

Mi mujer, mi amante, mi contraparte,
mi sueño, si alguna vez ello fue,
el estar juntos con nuestro futuro.