La barwoman

-Que día de lluvia nos tocó hoy, ¡por Dios! –Mencionaba para si El Botija al entrar al Bar, dejando su gabardina en un perchero adosado sobre la pared. –Me voy a tomar un traguito antes de la audición prevista.
Desde el fondo se escuchaba Radio Gurí, perdón, ahora Radio y Televisora Gurisa desde un gran televisor al costado de la barra de la anfitriona del Bar.

-Buenas y santas Susana –Eran las expresiones del Locutor en Jefe de dicho medio comunicativo -¿Puede ser un aperitivo para la marcha, por favor?
Susana que estaba limpiando la cristalería usada por algunos comensales asiduos al Bar, no podía creer que El Botija estuviera dialogando con ella. Casi cayéndosele de su manos lo que tenía solo atinó a decir “Enseguida Botija”.

De fondo pasaban por la televisión lo siguiente:
-El alma y el cuerpo van juntos, están los dos unidos por un finísimo hilo. Se ama con el cuerpo y con el alma. Hasta en el sexo pleno está el alma, ella pertenece a ese acto, que es lo que nos diferencia quizás de los animales.

En el Bar
-Veo que no te acuerdas Susana- Hacía mención El Botija.
viendo la cara de asombro de la barwoman, adelantándose a la pregunta que vendría a continuación – Eso se llama “En cuerpo y alma”
-Pero, pero.. – Mencionaba toda colorada la Susy.
-Eso fue idea de la Directiva de la Emisora una mañana que te visitó la Muñeca Inflable al llegar a tu casa; tenías abierta la ventana que daba al exterior en par en par entrando el sol a raudales.
-La casa invita.

De fondo pasaban por la televisión lo siguiente:
- Cuerpo y Alma unidos siempre serán el condimento indispensable para lograr la dignidad del amor, la belleza inmensa de ese nexo entre un hombre y una mujer que los lleva a sentir el sentimiento bello y universal de amar en Cuerpo y Alma.

En el Bar
Pasando por el costado de la barra, Susy sacándose su delantal, le ofrece asiento al Botija en un lugar preferencial.
-Eso que te refieres, ¿era por mi ventana no? – Otorgándole una ronda de un buen wisky maltes.
-Según me contó luego la Muñeca Inflable te notó como enamorada ya que abriste de par en par tus sentidos, para captar el leve sonido de la vida que pasaba muy cerca tuyo.
-Botija que vos más sensual que tenés – Ya la Susy se acomodaba más cerca del locutor.
-Estee.. Me tengo que ir que hay una audición dentro de una hora.
-Tengo nombres que siempre habrán de estar en mi memoria. Amigo, aquel que llora con mi llanto, que ríe si ve que también río.

Bueno, viendo que la cosa se estaba picando fuerte, El Botija levantándose toma la gabardina, no antes sin decirle: “ Hasta otra Susy”