En dos líneas

Tu vida en dos líneas.
Entrando y saliendo de los albergues para menores delincuentes ya que tu único medio de subsistencia es la calle, donde un rancho de lata, vendría ser tu hogar.
Sin conocimiento del concepto "amistad", no poses hermanos, únicamente hermanastros, ya que tu madre te procreo porque Dios le dio ese don; gestando críos al mundo sin preocuparse quien sea el progenitor de sus hijos, total, uno más para la cuenta. En consecuencia, te drogas.