Un sentir incontrolado

La de ella fue un grito ahogado de los que salen desde los intestinos prisionero, tapiado; una expresión manifiesta de un sentir incontrolado como impensado al tiempo que caían los platos al suelo.
La de él, asombro y susto al mismo tiempo; enclenque, raquítico, oteando al aire desde la alacena: un ratoncito blanco.