Incontrolable apetencia

Cual una gacela te aventuraste
a un mundo ignorado, extraño, negado,
rompiendo una aspereza fetichista.
Tus temores grabados.. expeliste.

Sentiste la llama y lava quemándote,
El deseo de la carne por dentro,
una necesidad ultraterrena.
El poder fuerte del sexo emplazándote.

Flirteaste con tu senos al aire
y tu cadera sin impedimento
oscilándola me invitaste.. ¡¡Ya!!

Tal cual una cascada en la foresta
y explosión de estrellas.. así el orgasmo,
como de un volcán la lava  se expulsa.