Lascivo comportamiento

¡Que mujer por Dios! Poseía esa mirada que más de uno la podría catalogar de lasciva. Cuando caminaba no había quien pudiere resistirse a su comportamiento: cual paso de felina meneaba con pachurriento desden su cadera. Era tanto para hombres como mujeres, una explosión de deseo latente; su acercamiento, toda ostentación.
Gestaba en uno, si lograbas de ella un fugaz y tímido beso, ese tipo de palpitar que bien podría definirse cual caricia de un incauto viento.


Como podría

Como podría definir esa mujer que me ha tenido loco. Su gesto lo catalogaría como vehemente por instantes, mordaz por otros; inconcluso reticente.
Su melena. Esa era una de mis perdiciones, lo que me hacía ser marioneta de sus caprichos: lasciva en cabeceo apacible, ignorante en su andar.
Cual cohibida vestimenta que se deshojaba, me producía un sudor frío, una corriente tamborillante como gestual cuando, con su meneo de cadera se aproximaba seduciendo, silente, observante, calma.

Si la luna hablara

Os decía bella dama
que la luna palidece
ante vuestro transitar.
Ante vuestra sutileza
cual la brisa del nordeste
rendido caigo ante vos.
Acaso las mariposas
no os ha dicho de mi sentir.


Efluvio de Mujer

Cual gata en celo, silenciosa abordó; su cuerpo contra el mío en uno se tornó. El primer azote: fue el desliz de una mano. El segundo disparador.. ante la presión de un pezón sobre mí, junto al calor de su aliento sobre el cuello: el sonido de una manzana mordida.
Luego de haberse gestado sensaciones enmascaradas que, como tambores llamados por una danza imaginaria vibraran desde la profundidad, dos cuerpos se fundieron en uno.


Con los dientes

Al principio fue el desliz de un dedo sobre mi pecho inundando la dermis con tu perfume para posteriormente, libando una oreja, un estertor en mí ser despertase.
Lentamente, silenciosa cual gata fueras meneando la cadera con tu pantis miniatura y top dejando vislumbrar tus pezones erectos, fuiste desprendiendo uno a uno los botones de mi camisa .. ¡¡Con los dientes!!


–Desperta boludo, te decia que.. - Mi señora me sacaba de esa forma de mi ensoñación -¡¡Hee, hee!!

Un instante en el paraíso

Recuerdo verte caminar por el parque en un día primaveral quedando tieso como una tabla; delicada, apacible, sexy, paseando un foxterrier a la vera del camino.Te aproximaste seduciendo, sumisa sin demostración.
Giraste alrededor de mí inundando con sutileza mis sentidos avizorantes prosiguiendo tu camino, sin percatarte del roce sutil cuando nuestras dermis se frotaron y lo que ello ocasionó en mí. Una muñequita de porcelana.. eso. 


Gustosillo a más

Meciendo mis poros como viento suave
tu esencia, cual néctar a mis sentidos
ejercía en mi ser un coqueto embrujo.
Tu lengua paladeando mi cuello.


Como saboreando un momento único,
un dedo desprendiendo la camisa
jugando con el vello de mi pecho.
libabas una oreja.. ¡¡gustosilla!!


Engrillado a tu merced disponías
de mi ser al montarte y disfrutar
cuando un liquido sobre mi vertías.


La fusta de un látigo castigando
luego gotas de sangre.. ¡¡tu gustillo!!
Sobre una butaca, el amor tú me hacías.

Apetito insatisfecho

La llama y la lava así como el deseo de la carne quemándote por dentro sentías. Cual una necesidad ultraterrena, así el poder del sexo emplazábate, aventurándote a un mundo extraño, ignorado como negado. Cual gacela fueras, rompiste una aspereza fetichista dejando escapar tus deseos más íntimos: cambiar de sexo y ser toda una hembra de verdad.

Palabras.. eso


Infeliz, imbecil, rotosa, idiota, incapaz, soez, negada, desconocedora, detestable.. pero te amo.


Endiablada sugestión

¡¡Pendejo!!  alafañique enclenque
tremendo cuerpo y.. nada de eso.
Músculos, fuerza bruta pero
de amar.. desconoces lo que es.

Buena para nada, infeliz
buscona, tentadora, pero
cuando busco,  un pretexto das
para no aceptar mi cortejo.

Hermosa como es el arcoiris
resplandeciente de igual forma.
Mágica y arpía por fuera.

Me rechazas cuando te abordo
pero esa otra mujer que tienes
bien que te derrites por ella.

Incontrolable apetencia

Cual una gacela te aventuraste
a un mundo ignorado, extraño, negado,
rompiendo una aspereza fetichista.
Tus temores grabados.. expeliste.

Sentiste la llama y lava quemándote,
El deseo de la carne por dentro,
una necesidad ultraterrena.
El poder fuerte del sexo emplazándote.

Flirteaste con tu senos al aire
y tu cadera sin impedimento
oscilándola me invitaste.. ¡¡Ya!!

Tal cual una cascada en la foresta
y explosión de estrellas.. así el orgasmo,
como de un volcán la lava  se expulsa.



Un sentir incontrolado

La de ella fue un grito ahogado de los que salen desde los intestinos prisionero, tapiado; una expresión manifiesta de un sentir incontrolado como impensado al tiempo que caían los platos al suelo.
La de él, asombro y susto al mismo tiempo; enclenque, raquítico, oteando al aire desde la alacena: un ratoncito blanco.


Mancomunión de sentires (Reto San Valentín 2010)

Cual lava candente los sentimientos impregnados en el aire se hicieron notar; como la piedra es al suelo, así nos compenetramos  moldeando una sola necesidad.. la de dos amantes entrelazados entre sí. Siguiendo una melodía no escrita,  ambos cuerpos, una sola esencia.