¿Qué estás..?

-¿A donde vas? – Le decía su esposo preocupado por lo que veía de su conjugue. Ella se había levantado del lecho conyugal procediendo a colocarse encima del brassier con realce y tanga, un saco de abrigo. Casi de forma inmediata, comenzó a caminar hacia la puerta que daba a la salida de su hogar. -A la casa de mi novio.