Muñequita de porcelana

Muñequita de porcelana
delicada, apacible, sexy
delicada en su andar, así,
como brisa primaveral.

Te aproximaste seduciendo
abasalladora mujer
insinuandote, tanteando.
Sumisa sin demostración.

Giraste sobre mi..¡¡mamita!!
inundando con sutileza
mis sentidos avizorantes.

Sin dejar de observarme, un roce
sutil, pujante hasta su fin.
Dos cuerpos se mancomunaron.