¡¡Hum..!!

-¿Gustas..? -Una corriente fue como el detonante a través de mi ser el instante en que, giraste sobre mi apoyando en el trayecto un pezón sobre mi pecho y con una mano me ofrecías a probar una cereza. Instante preciso en que libando con esos labios carnosos que tanto me gustaron, humedecéndola con tu saliva para luego hacerme percibir su aroma.
Si. Capté el giro de la mano cual un péndulo permitiendo que la misma, cruzase delante de mi nariz. Pero no.. ¡¡por Dios!!
Tuviste que dar ese primer mordisco haciéndome escuchar el sonido al ser partida. Fue en en ese momento ubicada sobre mi espalda, apoyando delicadamente una pierna sobre mi cadera mordiéndome el lóbulo de la oreja hasta hacerlo sangrar, que se te antojó.. saborearlo - ¡¡Humm..!!