Esto te pasa por..

Percibiste el silbido producido por un proyectil pasando a centímetros sobre tu cara seguido de otro, que no te dio tiempo a reaccionar. Si bien el primero no impactó, dejó una marca sobre el pavimento a centímetros de tus pies. Ahora el segundo, si fue otra cosa. Golpeo a la altura del bajo vientre, vaciándote los órganos internos produciendo sobre tu espalda un espacio que bien podría entrar una toronja. Por el efecto de la inercia simplemente caíste, claro, sin tener conciencia que ya estabas muerto.