Chiquilín de los suburbios


Chiquilín de los suburbios, gurí,
cual Maradona fueres transitabas
por el despoblao y el caserío
con el cuzco viejo y balón de trapo.

Entre las lagunas y el barro fresco,
la lluvia matinal como la escarcha,
la ventisca del frío invernal así,
entre la gurisada transitabas.

Entre el pueblerio y los nenes de mama
un rancho de lata en el descampao
entre la nada y el todo vos guri,
la túnica de la escuela y el balón.

Vivías sobre un sulky y desperdicios,
entre las moscas y pestes del río,
de lo ajeno así como el basural.
Guri, el vivir para vos.. todo o nada.

Tu juventud paso entre el basural
y lo que te apropiabas para vos,
entre el primer beso temeroso y
las peleas entre la gurisada.

Tu adultez entre la grapa y la droga,
entre la cárcel y la libertad.
De tu primer hijo ni te enteraste
total, otro gurí para el recuento.

Vejez para vos sólo una palabra,
nunca llegaste a ser anciano.. viejo.
La vida se te fue entre esa quimera
de ser alguien y no poder llegar.