Un alma del Señor

-¿Y ahora que sigue doctor? – El cuerpo del finado se encontraba en medio de una sala blanca, sin ninguna característica visible girando lentamente – Veremos la vida del finado, luego de ello…
Una mesa ovalada, para seis personas estaba en el centro de la Sala de los Galenos. Únicamente, en este caso éramos tres médicos. Delante de mi, vidrios. Cuatro en total. Estos cubrían la pared frontal. Auspiciaban de monitores. A mi izquierda la puerta, por donde entramos. “La Sala Consultante”.

-Analicemos que aconteció previo al momento del fallecimiento. – Encima de la mesa, flotaba una figura virtual del cristiano, en tamaño reducido, la cual al ser tocada la cabeza, las imágenes comenzaban a danzar en el monitor del medio, quedando fija la primera imagen del monitor izquierdo.

Imágenes danzarinas –Primeras vistas del a vida del finado
En medio de una nube que parecía gas, la cual lentamente se iba diluyendo, comenzaba a tornarse nítida la figura de una catedral sobre un acantilado. Corría el año 1900 o talvez una década más.
Los carruajes se agolpaban sobre un de sus costados, y algún que otro vehículo motorizado. Se apreciaba a la gente comenzando a entrar a la Cúpula Central.

Centro de tratamientos de almas en pena
-El finado, ¿es un párroco? – El Analista comentaba – Digo por la catedral del estilo de los godos, pareciera ser.
-Dejemos que las imágenes hablen por si mismas, luego encontraremos el punto directriz donde el trauma florece, así sabremos como es que apareció aquí.
-Dos guías lo encontraron cuando hacían una exploración en los límites el Purgatorio con el Infierno.

Imágenes danzarinas –En medio del sermón dominguero
Se apreciaba un párroco de espalda a su rebaño, tomando con las manos el cáliz sagrado que contenía las ostias para el sacramento. De fondo se escuchaba en un lenguaje extraño frases como dirigiéndose a Jesús Cristo. Inmediatamente a ello se ve darse vuelta levantando una copa con las ostias: El cura se dirigía a la multitud.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Detengamos esta imagen, y pasemos a ver que aconteció en su fallecimiento.

Imágenes danzarinas –La Sacristía
Se apreciaba a un párroco arrodillado ante el altar, en medio de la noche, rezando, luego, cayendo de costado y quedando de esa forma. Ya más tarde, un fraile lo encuentra en dicha pose. Cuando le realizan la autopsia se dictaminó un paro cardíaco había afectado su aorta mayor.

Centro de tratamientos de almas en pena
-¿Entonces esa fue la causa del deceso? – El Analista mencionaba, al tiempo que miraba al galeno manejando y monitoreando las imágenes procedentes de su mente.
-No es todo lo que parece ser, doctor, analicemos ahora mas detenidamente el momento final.

Imágenes danzarinas –La Sacristía
Un párroco arrodillado ante el altar, en medio de la noche, rezando. Sobre su costado derecho una figura que nos hace creer de un cura. Su vestimenta negra, así como el lugar congeniaban para que éste pareciere desapercibido. Algo le susurraba al oído.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Escuchemos lo que le decía dicho ser

Imágenes danzarinas –La Sacristía
-Serás nuestro, y cuando eso acontezca.. –el cura hacia la cruz del señor sobre si mismo, sin percatarse de la figura que tenía a su lado, y comenzaba a levantarse, cuando le provino un dolor muy fuerte en el pecho, cayendo de lado, muerto.

Centro de tratamientos de almas en pena
En el tercer monitor comenzaba a mostrase imágenes de cuándo el alma se desprendía del cuerpo físico y comenzaba a flotar por encima del mismo. Asimismo se percibía la cara del asombro del cura. El ser, que había esperado el momento, lo toma del brazo y se diluye con el párroco.

En algún lugar entre el Infierno y el Purgatorio.
Un cuarto desordenado, una mesa destartalada y dos seres de l oscuridad sobre su costado. En el centro colgado de ganchos de carnicero el alma del párroco. Cada tanto, una figura humanoide lo ponía boca abajo y le encendía fuego, al tiempo que lo hacía girar lentamente. Luego se iban y lo dejaban recomponerse, para volver a lo mismo. En el ínterin un guía lo extrae de dicho lugar, llevándolo a la Clínica. Fue cuando me llamaron.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Bueno colegas, ya hemos visto que sucedió con el cura
-¿Qué pasó Doctor?
-Al fallecer el alma del párroco fue sustraída por un ser de la oscuridad llevándolo consigo. Más tarde, un guía lo sustrajo del lugar reubicándolo aquí.
-Bueno eso a sido todo, me tengo que retirar, pues mi cuerpo físico me reclama. Así era como el galeno, se desvanecía del lugar.