Calderita de lata

Eras como la pólvora
Impulsiva, detonante
Impetuosa, vehemente
Calderita de lata, eso.

Sin límites y sin frenos
Tu pensar, tu corazón
Tu palpar, el sentimiento
Expresión viva, tu voz

Razón ¿qué significa eso?
Si impera sobre ti el ímpetu
Expresión medida, nula
Calderita de lata, eso

Impulsiva, detonante
Impetuosa, vehemente
Tu palpar, el sentimiento
Eso, tu ser y sentir

Expresividad, todo eso
Colérica visceral
Risueña y antojadiza
Impositiva caldera

Calderita de lata, eso

Negro

Botija ¿qué esperas?
Un rancho de lata, tu hogar
Un sulky, tu medio de andar es
Los yuyos, tu medicina es

Botija ¿qué esperas?
Tu madre procreando vive
Tu padre, no es tu antecesor
Tus hermanos, tus hermanastros

Botija ¿qué esperas?
Tu alimento, el basural es
Vestimenta, la que te den
Tu subsistencia, la calle es

Botija ¿qué esperas?
Deudas, venta de droga paga
Amistad, no conoces eso
Salud, carente para vos

Botija ¿qué esperas?
Una monedita, sólo una
Cárcel para vos, pordiosero
Tu trabajo, delinquir es

Botija ¿qué esperas?

Eras como el rocío al alba
Fresco manantial pasional
En tu quehacer cotidiano

Eras como volcán dormido
Llena de lujuria y ardor
Tímida y atrevida unión

Cohibida y desinhibida
Ardiente y fría alianza anexada
Tu forma de ser y existir

Eras como el rocío al alba
Llena de lujuria y ardor
Gracia y encanto dispensabas

En tu quehacer cotidiano
Tu forma de ser y existir
Argucia, tu ser otorgaba

Mujer

Cautivante, sexy, provocativa
como el fruto prohibido así eras
seria, y risueña, todo a la vez
fría, calculadora, intocable.

Caminar sigilosa, sinuosa
cabello revuelto así tu andar
cautivante, escudriñante, viva
grises gatunos, así tus ojos

Voluptuosa, deleite, gozo
vaporosa, tu vestimenta
pelo rubio enmarañado, suelto
así de libre, tu ser mujer.

Suspiros y pasión generabas
con tu andar y mirada felina
inconsciente tu comportamiento
por tu embrujo, los hombres caían.

Caminar sigilosa, sinuosa
cabello revuelto así tu andar
seria, y risueña, todo a la vez
suspiros y pasión generabas.

Sin frenos

Fuego lava nieve
Corazón desnudo
Esa, tu esencia es

Mundo solitario
Vivencias partidas
Vida y dolor

Querer sin poder
Amando y odiando
Tu motivo es

Fuego lava nieve
Tu vida, una guerra
Esa, tu esencia es

Naciste sin vida
Luchaste y perdiste
Ganaste amor

Mundo solitario
Vivencias partidas
Vida y dolor

Un amor se fue
Otro te llegó
Vino y quedó

Querer sin poder
Amando y queriendo
Tu motivo es

Corazón desnudo
Amando sin freno
Esa, tu esencia es


Palo y palo

Ataquen hienas ataquen

Aguanta aunque te duela

Ataquen hienas ataquen


Difícil es dormir

Tu conciencia es tu Juez

Tu juicio tú verdugo


Ataquen hienas ataquen

Aguanta aunque te duela

Difícil es discernir


Tu juicio tú verdugo

Tu conciencia es tu Juez

Palo palo para él


Ataquen hienas ataquen

Aguanta aunque te duela

El hombre caído está


No sabe discernir

Entre persona y dichos

Entredichos y el ser


Ataquen hienas ataquen

Aguanta aunque te duela

Difícil es discernir


Su juicio su verdugo

Su conciencia es su Juez

Su palabra arma ha sido


Ataquen hienas ataquen

Aguanta aunque te duela

El hombre caído está


Aguanta aunque te duela

Tu conciencia es tu Juez

Palo palo pa ti


Un alma del Señor

-¿Y ahora que sigue doctor? – El cuerpo del finado se encontraba en medio de una sala blanca, sin ninguna característica visible girando lentamente – Veremos la vida del finado, luego de ello…
Una mesa ovalada, para seis personas estaba en el centro de la Sala de los Galenos. Únicamente, en este caso éramos tres médicos. Delante de mi, vidrios. Cuatro en total. Estos cubrían la pared frontal. Auspiciaban de monitores. A mi izquierda la puerta, por donde entramos. “La Sala Consultante”.

-Analicemos que aconteció previo al momento del fallecimiento. – Encima de la mesa, flotaba una figura virtual del cristiano, en tamaño reducido, la cual al ser tocada la cabeza, las imágenes comenzaban a danzar en el monitor del medio, quedando fija la primera imagen del monitor izquierdo.

Imágenes danzarinas –Primeras vistas del a vida del finado
En medio de una nube que parecía gas, la cual lentamente se iba diluyendo, comenzaba a tornarse nítida la figura de una catedral sobre un acantilado. Corría el año 1900 o talvez una década más.
Los carruajes se agolpaban sobre un de sus costados, y algún que otro vehículo motorizado. Se apreciaba a la gente comenzando a entrar a la Cúpula Central.

Centro de tratamientos de almas en pena
-El finado, ¿es un párroco? – El Analista comentaba – Digo por la catedral del estilo de los godos, pareciera ser.
-Dejemos que las imágenes hablen por si mismas, luego encontraremos el punto directriz donde el trauma florece, así sabremos como es que apareció aquí.
-Dos guías lo encontraron cuando hacían una exploración en los límites el Purgatorio con el Infierno.

Imágenes danzarinas –En medio del sermón dominguero
Se apreciaba un párroco de espalda a su rebaño, tomando con las manos el cáliz sagrado que contenía las ostias para el sacramento. De fondo se escuchaba en un lenguaje extraño frases como dirigiéndose a Jesús Cristo. Inmediatamente a ello se ve darse vuelta levantando una copa con las ostias: El cura se dirigía a la multitud.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Detengamos esta imagen, y pasemos a ver que aconteció en su fallecimiento.

Imágenes danzarinas –La Sacristía
Se apreciaba a un párroco arrodillado ante el altar, en medio de la noche, rezando, luego, cayendo de costado y quedando de esa forma. Ya más tarde, un fraile lo encuentra en dicha pose. Cuando le realizan la autopsia se dictaminó un paro cardíaco había afectado su aorta mayor.

Centro de tratamientos de almas en pena
-¿Entonces esa fue la causa del deceso? – El Analista mencionaba, al tiempo que miraba al galeno manejando y monitoreando las imágenes procedentes de su mente.
-No es todo lo que parece ser, doctor, analicemos ahora mas detenidamente el momento final.

Imágenes danzarinas –La Sacristía
Un párroco arrodillado ante el altar, en medio de la noche, rezando. Sobre su costado derecho una figura que nos hace creer de un cura. Su vestimenta negra, así como el lugar congeniaban para que éste pareciere desapercibido. Algo le susurraba al oído.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Escuchemos lo que le decía dicho ser

Imágenes danzarinas –La Sacristía
-Serás nuestro, y cuando eso acontezca.. –el cura hacia la cruz del señor sobre si mismo, sin percatarse de la figura que tenía a su lado, y comenzaba a levantarse, cuando le provino un dolor muy fuerte en el pecho, cayendo de lado, muerto.

Centro de tratamientos de almas en pena
En el tercer monitor comenzaba a mostrase imágenes de cuándo el alma se desprendía del cuerpo físico y comenzaba a flotar por encima del mismo. Asimismo se percibía la cara del asombro del cura. El ser, que había esperado el momento, lo toma del brazo y se diluye con el párroco.

En algún lugar entre el Infierno y el Purgatorio.
Un cuarto desordenado, una mesa destartalada y dos seres de l oscuridad sobre su costado. En el centro colgado de ganchos de carnicero el alma del párroco. Cada tanto, una figura humanoide lo ponía boca abajo y le encendía fuego, al tiempo que lo hacía girar lentamente. Luego se iban y lo dejaban recomponerse, para volver a lo mismo. En el ínterin un guía lo extrae de dicho lugar, llevándolo a la Clínica. Fue cuando me llamaron.

Centro de tratamientos de almas en pena
-Bueno colegas, ya hemos visto que sucedió con el cura
-¿Qué pasó Doctor?
-Al fallecer el alma del párroco fue sustraída por un ser de la oscuridad llevándolo consigo. Más tarde, un guía lo sustrajo del lugar reubicándolo aquí.
-Bueno eso a sido todo, me tengo que retirar, pues mi cuerpo físico me reclama. Así era como el galeno, se desvanecía del lugar.


Calla, calla

Una monedita por el amor de Dios, una monedita
Negra, fabrica de criaturas de calle, calla mujer calla
Sociedad deshumanizada, sociedad permisible, calla
Calla mujer, no eres nadie, sólo un algo mas, silencio.

Trabaja negro, trabaja, no robes, no asesines, calla
Soy la sociedad, y te digo silencio, no eres nada
No rebusques en el basural, busca trabajo, se digno
Calla negro calla, soy la sociedad, y te ordeno, muérete.

Una monedita por el amor de Dios, una monedita
Soy la sociedad, y te digo que te calles, no eres nada
Negra, fabrica de criaturas de calle, calla mujer calla
Deja de delinquir negra, deja de procrear negra, calla.

Palo palo para el negro, palo palo para la negra
Duerme en la calle, rebuscas en el basural, haz silencio
Tus hijos, no van a la escuela, ella es la calle.
Una monedita por el amor de Dios, una monedita
Leche para tus hijos, yo sociedad te brindo, tu vendes.

Palo palo para el negro, palo palo para la negra
Sociedad deshumanizada, sociedad permisible, calla
Cárceles de tope a tope; tu grito, no es grito, es desesperanza
Calla negro calla, calla negra calla, no eres nada. Números.


Vagabundendo

¿Qué buscas?
Dentro de mí no lo he de encontrar
Un baúl vació, así esta mi alma errante

¿Qué deseas?
Lo que mi ser no puede obtener
Un vació se apoderó de él

¿Qué eres?
No soy nadie, sólo un alma sin rumbo
Perdida en el vacío de mí ser

¿Seguro?
De mi corazón que llora sin parar
De mi andar sin rumbo, deambulando de aquí para allá

¿Y ahora?
No tengo donde estar, ni sitio que me siente bien
Perdido estoy, no encuentro reposo

¿Qué deseas?
Lo que mi ser pueda obtener
Un lleno apoderándose de él

¿Qué buscas?
Lo que mi ser no puede obtener
Un baúl lleno, mi alma en reposo