Quien te...

-Hijo de…-La mujer, una morenaza de unos treinta y tantos años, esbelta, le tiraba un zapato de taco alto hacia la cabeza, el cual, el hombre al agacharse, éste, daba de pleno contra el televisor. –Quien te crees que… (el portazo se hizo escuchar, haciendo temblar un cuadro ubicado en una de las paredes del recibidor)