No llores por mi

No llores por mi, si sabes que estaré a tu lado eternamente. -Su esposo la había llevado a la choza que hicieron con vista a una catarata existente en medio de un bosque muy frondoso, la cual creaba un estanque de pequeñas proporciones; allí se conocieron y enamoraron. Los médicos le habían diagnosticado a ella, un tumor cerebral negándose él, seguir el tratamiento indicado por los galenos. El último recuerdo en vida respecto a su mujer: -hazme el amor como cuando nos conocimos por vez primera.