El Botija

El botija, flaco y sucio se encontraba en la puerta del negocio; con tan sólo doce años, era el mayor de cinco que tenía la negra que vivía a la intemperie. Con su túnica mugrienta que lo definía como escolar -Una moneda señor- atinaba únicamente decir.