Tu

Te sentiste volar y como cometa impulsada por el aire, desplegaste tus ansias de libertad. Ya no eres Juan, sos Ana.