No se puede

-¿A dónde crees que lo llevas? -La mujer lo asió del brazo, y mientras le encrespaba lo sacudía violentamente; el niño comenzó a llorar, en tanto el juguete caía al piso- Déjalo, en la estantería, ¡oíste!