Incapaz para nada

-¡¡Maldito bueno para nada, morite, reventá!! –Eran algunas de las palabras que la muchacha en ropa interior le increpaba, al tiempo que el televisor y la ropa de él volaban por la ventana de un decimoctavo piso; el portazo se hizo audible.